Compartir nota:

El otoño y las alergias

Dr. Rodolfo Espinoza Vizcaíno

 

El otoño llega a Sonora a librarnos del inclemente y prolongado verano que invariablemente nos azota año con año. Todos lo recibimos gustosos. Bueno, casi todos. Para un segmento importante de la población es el inicio de los peores días del año

 

De hecho, cuanto mejor es el clima para el resto de los sonorenses, peor es para los alérgicos que habían descansado de sus molestos síntomas durante el verano extremo que finaliza. Y es que nunca hay veranos moderados en nuestro estado.

 

La alergia sonorense tiene la particularidad de estar relacionada con la floración y polinización de las plantas; es decir, del pasto, la hierba y los árboles. Ésta ocurre cada año en otoño y primavera, en relación directa con lo copioso que hayan sido las lluvias en los meses previos. Y este año sí que lo fueron. Los informes señalan que tuvimos las lluvias más abundantes en los últimos veinte años. Por eso la alergia en nuestra ciudad ha sido la más intensa en dos décadas. Miles de hermosillenses que nunca habían presentado alergia la han manifestado en estos meses. Y muchos más, que creían haberla superado, encontraron que, para su infortunio, se les reactivó. De hecho, hay toda una generación que nunca había vivido una temporada tan intensa de alergia ambiental, en cualquiera de sus presentaciones. 

 

Síntomas de que algo anda mal

 

Las personas alérgicas nacen en familias de alérgicos. Es raro que un paciente con este padecimiento sea el único en su familia en presentarlo, aunque existen casos. El problema de fondo es que producen cantidades muy elevadas de un anticuerpo especial llamado “Inmunoglobulina E” o IgE para los médicos. 

 

Este anticuerpo, lejos de proteger como los anticuerpos normales, produce alteraciones inflamatorias en los tejidos en que se encuentra y ocasiona síntomas molestos que pueden llegar a ser incluso peligrosos. Así, al entrar en contacto los pólenes que actualmente abundan en nuestro ambiente, con las vías respiratorias de los pacientes alérgicos, se activan las IgE específicas e inicia la inflamación en la nariz, garganta, ojos, oídos y bronquios expuestos y se desencadenan manifestaciones muy diversas. Todas ellas muy molestas para el enfermo.

 

Los alérgicos opinan

 

Los alérgicos mencionan que el síntoma más incómodo es la nariz tapada o congestionada. Andar mormados es lo que les hace acudir a consulta con mayor frecuencia. En segundo, lugar hay malestares que, aunque no son peligrosos en sí mismos, disminuyen mucho la calidad de vida. 

 

El escurrimiento nasal cristalino, como agua, los estornudos frecuentes, estruendosos y en salvas de varios a la vez hasta el agotamiento, la comezón constante en la nariz, los ojos y el paladar, son de los síntomas más frecuentes. Poco menos recurrentes son el sangrado nasal, lagrimeo o la tos. Pero también se llegan a presentar en estas temporadas.

 

Opciones de manejo

 

Aunque no existe un tratamiento uniforme para todos los alérgicos, hay algunos lineamientos aplicables a la mayoría. Por ejemplo, el saneamiento ambiental. Si los estudios de alergia revelan que el paciente es sensible a sustancias fáciles de eliminar en el medio, la primer medida es eliminarlos o evitar el contacto. Sólo en caso de resultar esto imposible –como evitar el polen del zacate en Hermosillo- se procede a utilizar medicamentos. Y aquí la gama es amplia, aunque podemos destacar dos grupos por su demostrada efectividad: los antihistamínicos y los esteroides en aerosol o “spray” nasal.

 

Los antihistamínicos modernos son mucho más potentes que hace una década. Por eso se pueden tomar una vez al día y mantienen su efecto. Además, no entran al sistema nervioso; por lo tanto no dan sueño, que fue siempre el problema con ellos. 

 

Tan sólo escuchar la palabra esteroides pone los pelos de punta a muchas personas. Los relacionan con los anabólicos prohibidos en el deporte y con la cortisona y sus efectos indeseables. Sin embargo, los modernos aerosoles depositan microdosis de esteroide directamente en las áreas afectadas de la mucosa y revierten la inflamación alérgica sin efectos indeseables importantes. Así los síntomas mejoran prácticamente sin riesgo para el paciente. 

 

Pero cuando los tratamientos han fracasado y las recaídas son muy constantes, la opción es vacunarse contra las sustancias que ocasionan Alergia. También las vacunas han mejorado muchísimo. No sólo su potencia sino también su vía de administración, incluso en gotitas sublinguales. Sin embargo, sólo el consejo de un especialista en alergia puede guiarle correctamente sobre el tipo de vacunas y la probabilidad de curación o control. Consulte a su especialista en alergia.

 

Dr. Rodolfo Espinoza Vizcaíno.
Alergólogo pediatra. Torre Médica CIMA.
Presidente del Colegio Mexicano de Pediatras Alergólogos. Vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana de Alergia.
Tel (662) 259-9315. e-mail: erodolfo@rtn.uson.mx


Más del autor

¿Alergia o asma?

Las personas que padecen alergia generalmente forman parte de familias alérgicas; para quienes no han presentado aún datos claros de alergia, hay al...

El otoño y las alergias

El otoño llega a Sonora

Temporadas de alergia y asma

No es habitual que los niños asmáticos se enfermen durante el verano hermosillense

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00