Compartir nota:

¡Ya me siento bien!...

 

Lic. Armando Campos
Fisioterapeuta
curare.tf@gmail.com

 

Consecuencias de no terminar sus sesiones de terapia física.

 

Cuando un paciente recibe las primeras sesiones de terapia física y el dolor disminuye, el paciente siente gran alivio y comienza a disfrutar sus días como no lo venía haciendo antes, sin dolor.

 

El número de sesiones de terapia física y rehabilitación son establecidas por personal de salud altamente capacitado ya sea el médico especialista o el fisioterapeuta. Pero ¿cómo determinan las sesiones que son necesarias para obtener el potencial máximo? Eso depende del nivel de la lesión que presente el paciente. 

 

Existen diferentes tipos de lesiones que pueden ser tratadas con fisioterapia, las hay desde simples como el caso de una contractura muscular que son necesarias dos o tres sesiones; hasta lesiones neurológicas que afecta el sistema nervioso central y está destinado a muchos años de rehabilitación o incluso de por vida.

 

Existen diferentes criterios para considerar la cantidad de sesiones necesarias, entre estos se encuentran:

 

1-Tipo de lesión: Si la lesión es de tipo neurológica u ortopédica, ya que las lesiones neurológicas ocupan más sesiones de rehabilitación

2-Gravedad de la lesión: Una lesión más grave ocupa más sesiones para rehabilitarse.

3-Estructura lesionada. Pongamos el ejemplo de un esguince que consiste en la ruptura total o parcial de un ligamento que tarda entre seis y ocho semanas en regenerarse; una lesión de nervio periférico tardará meses en volver a mandar los impulsos eléctricos.

4-Tiempo de la lesión: Una lesión crónica que se ha tenido durante meses y luego se comienza a tratar tarda más en rehabilitarse que una lesión que se comenzó a tratar casi inmediatamente.

 

Aparente sensación de alivio

 

Cuando un paciente tiene una lesión crónica sea cual sea,  se acostumbra a vivir con dolor, cuando este paciente recibe las primeras sesiones de terapia física y el dolor disminuye demasiado o por completo el paciente percibe gran alivio y comienza a disfrutar sus días como no lo venía haciendo antes, sin dolor.  Es común que estos pacientes dejen de asistir a su rehabilitación porque piensan que ya están del todo bien. El motivo de esto es que su umbral al dolor es tan alto que, disminuyendo un poco ese dolor, deja de sentir ese esa intensidad de dolor al que estaban acostumbrados. Pero eso no quiere decir que la lesión que tenga el paciente desapareció.

 

Consecuencias de no terminar el tratamiento de rehabilitación.

 

1- Que la lesión se vuelva más grave

2- Que aparezcan otras lesiones (lesiones adyacentes)

3- Que el tiempo de rehabilitación aumente

4- En casos más graves una intervención quirúrgica

 

Esa sensación de alivio va a hacer que el paciente realice actividades que antes no podía, con la posibilidad de que la lesión se manifieste clínicamente igual o peor que como estaba. Incluso la lesión se puede volver más grave y el paciente tendrá que acudir al médico especialista que le ordenó las sesiones de terapia física. 

 

En conclusión, es importante que el médico especialista y el fisioterapeuta le expliquen por qué se ordenaron ese número de sesiones de rehabilitación y es más importante que usted termine con ese número de sesiones para evitar retrocesos en su etapa de rehabilitación. 

 

Lic. Armando Campos López
Fisioterapeuta
Estudiante de medicina.
Curare.tf@gmail.com

 


Más del autor

Cuando fallan los músculos

Lic. Armando Campos

¡Ya me siento bien!...

Consecuencias de no terminar sus sesiones de terapia física

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00