Compartir nota:

¿Alergia o asma?

 

Dr. Rodolfo Espinoza Vizcaíno
Alergólogo pediatra
erodolfo@rtn.uson.mx


Las personas que padecen alergia generalmente forman parte de familias alérgicas; para quienes no han presentado aún datos claros de alergia, hay algunos que pueden resultar sumamente orientadores al diagnóstico. 


Lo primero es la obstrucción nasal (nariz tapada o congestión). Nueve de cada diez pacientes con alergia mencionan este síntoma como la causa más frecuente de consulta médica. Es también el más molesto de todos, al grado de interferir con las actividades de los pacientes. En el caso de los niños, interfiere con su rendimiento escolar y su sano desarrollo.


Algunos serán asmáticos

 

Uno de cada tres alérgicos presenta asma bronquial. Los asmáticos, en cambio, presentan alergia en el ochenta por ciento de los casos. 

 

Por ello, se acostumbra hablar ahora de “una sola vía aérea, una sola enfermedad” pues la asociación es tan común que no se pueden considerar enfermedades diferentes; sino variables de una misma enfermedad. 


No es necesario presentar cuadros de ahogamiento ni crisis severas para estar cursando con asma. Si esperamos a que éstos aparezcan habremos perdido tiempo precioso en el diagnóstico y manejo de estos niños.

 

El asma consiste en la obstrucción de los bronquios, por los cuales pasa el aire hacia los pulmones, por eso los primeros síntomas se presentarán al forzar la respiración; por ejemplo, al hacer ejercicio. 

 

Los niños con asma tienen tos y sensación de pecho apretado cuando hacen ejercicio. En ocasiones se acompaña de náuseas y vómitos. El cansancio y dificultad para respirar son muy frecuentes al ejercitarse y generalmente no corresponden a la intensidad del esfuerzo. En los niños más pequeños, el llanto o la risa intensos pueden desencadenar la tos, dificultad para respirar y hasta los vómitos. Tendremos ahí los primeros avisos.

 

Típicamente el niño asmático presenta síntomas durante la noche, llegando a interrumpirle el sueño los accesos de tos o la sed de aire. 

 

Generalmente mejoran al sentarse, así que el niño que duerme sentado para poder respirar bien, seguramente está cursando con asma nocturna.

 

El dato característico del asma son las sibilancias o silbidos en el pecho. Aparecen porque el paso del aire se encuentra obstruido y hace un silbido que el paciente percibe fácilmente. Al empeorar la enfermedad, lo pueden percibir incluso las personas cercanas a él. 

 

Aunque hay muchas causas de sibilancias, el asma es la más común.



Dr. Rodolfo Espinoza Vizcaíno. 
Alergólogo pediatra.
Teléfono (662) 259-9315. 
Cédula Profesional 0883273
Cédula Especialidad 3247793

 


Más del autor

¿Alergia o asma?

Las personas que padecen alergia generalmente forman parte de familias alérgicas; para quienes no han presentado aún datos claros de alergia, hay al...

El otoño y las alergias

El otoño llega a Sonora

Temporadas de alergia y asma

No es habitual que los niños asmáticos se enfermen durante el verano hermosillense

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00