Compartir nota:

Calcio en el corazón

Dr. Carlos Ernesto Montoya Molina
Médico Nuclear

 

Tener calcio en las arterias no es normal. La presencia de calcio en las arterias del corazón representa endurecimiento de las arterias coronarias también llamado aterosclerosis.

 

Se relaciona en muchas ocasiones con la edad del paciente y es un trastorno común que ocurre cuando se acumula grasa, colesterol y otras substancias en las paredes de las arterias formando estructuras duras llamadas placas de calcio.

 

El endurecimiento de las arterias, ateroesclerosis, es un proceso que a menudo ocurre con la edad; a mayor edad, mayor es la probabilidad de encontrar calcio en las arterias.

 

Si usted tiene 400 UA o más de calcio, de seguro puede necesitar un estudio diagnóstico por medicina nuclear para que su médico tome la mejor decisión en su tratamiento

 

La presencia de calcificación coronaria, incluso extensa, no siempre representa una obstrucción significativa de una arteria; por lo que su existencia requiere de una evaluación complementaria con medicina nuclear para determinar la mejor estrategia por parte del médico.

 

Cambios del flujo sanguíneo

 

La ateroesclerosis no causa síntomas hasta que el flujo sanguíneo se bloquea o se vuelve lento.

 

A medida que uno tiene más edad, la acumulación de placa de calcio puede llegar a estrechar las arterias y las hace más rígidas; estos cambios pueden dificultar el flujo de sangre a través de ellas.

 

El estudio de medicina nuclear llamado gammagrama de perfusión miocárdica tipo SPECT evalúa fisiológicamente el flujo de sangre que pasa a través de las arterias coronarias hacia el músculo del corazón y puede detectar tempranamente cualquier cambio en el flujo de sangre relacionado con una obstrucción coronaria.

 

El bloqueo priva a los tejidos de sangre y oxígeno y se conoce como isquemia miocárdica, ésta se puede manifestar con dolor de tórax y avanzar hasta producir un infarto. 

 

El interés de los estudios no invasivos (EKG en reposo, prueba de esfuerzo en banda, ecocardiografía, tomografía, resonancia magnética y medicina nuclear) está enfocado en el diagnóstico temprano de los pacientes en etapa subclínica de enfermedad coronaria; sobre todo en pacientes asintomáticos con el fin de mejorar la estratificación de riesgo. 

 

En las imágenes de medicina nuclear, la cuantificación de la isquemia mediante SPECT es el elemento central para estratificar el riesgo.

 

En los últimos años se ha evaluado con tomografía a grandes grupos de pacientes asintomáticos con la intención de realizar un diagnóstico precoz de enfermedad coronaria.

 

Lo ideal es no tener calcio en las arterias, sin embargo, existen placas que pueden obstruir las arterias del corazón aun sin tener calcio. 

 

Un score de calcio coronario (SCC) mayor de 0 UA constituye un hallazgo de aterosclerosis, pero cuando supera 100 UA implica un aumento de riesgo significativo y más aun cuando supera 400 UA, lo que implica la presencia de una enfermedad coronaria extensa y riesgo elevado de eventos a futuro.

 

Los reportes sostienen que un de calcio coronario de 100 UA debe motivar una terapia antiaterosclerótica agresiva y no requiere usualmente de métodos invasivos como cateterismo cardíaco y/o la realización de una angioplastia / STENT.

 

La medición seriada del SCC en pacientes tratados con estatinas ha mostrado una disminución significativa de la progresión del mismo, comparado con un grupo control. 

 

¿Cómo combinar los resultados? 

 

Existe una relación lineal entre el score de calcio coronaria (SCC) y las anormalidades en los estudios de medicina nuclear que evalúan la perfusión miocárdica llamados SPECT. 

 

En los pacientes con un SCC mayor de 100 la tasa de eventos cardíacos es muy baja, lo que es coincidente con estudios angiográficos que muestran una baja probabilidad de enfermedad coronaria (EC) significativa, además de escasa probabilidad de incidencia de isquemia inducida en los estudios funcionales de estrés en este grupo de pacientes.

 

A nivel mundial los colegios médicos y sociedades de las diferentes especialidades médicas, así como en el Instituto Nacional de Cardiología Dr. Ignacio Chávez (en México) aplican estrategias que utilizan un umbral score de calcio coronario de > 400 como un indicativo para realizar los estudios de perfusión miocárdica tipo SPECT, basándose en que los pacientes con un alto score de calcio coronario tienen una probabilidad intermedia de tener isquemia miocárdica sin síntomas. 

 

Las alteraciones severas de perfusión están confinadas a los pacientes que tienen un SCC de 400 UA. 

 

Algunas estadísticas

 

Tres cuartas partes de los pacientes con isquemia tuvieron un SCC de 400.

 

La probabilidad de detectar isquemia miocárdica mediante perfusión miocárdica SPECT está fuertemente relacionada con el valor del SCC, esperándose que uno de cada tres o cuatro individuos con CCS 400 tengan isquemia sin síntomas. 

 

La evidencia actual sugiere que la estrategia de combinar el SCC y perfusión miocárdica SPECT es más efectiva que cualquiera de los métodos por sí solos, para definir la necesidad de una terapia médica más agresiva. 

 

Los pacientes deben de ir a un cateterismo cardíaco invasivo solamente cuando se tenga la evidencia suficiente que lo justifique. 

 

El estudio de medicina nuclear permite definir el grupo de pacientes que se benefician con medidas conservadoras (modificación de los factores de riesgo, tratamiento médico) y por otra parte el grupo de pacientes que se benefician con el cateterismo cardíaco. 

 

La integración de ambas metodologías, permitirá que su médico tome las mejores decisiones en el diagnóstico y tratamiento de su enfermedad.

 

Dr. Carlos Ernesto Montoya Molina
Médico Nuclear
Cédula Profesional: 1681545
Cédula Especialidad: AECEM-32950

 


Más del autor

Calcio en el corazón

Al endurecimiento de las arterias se le conoce como ateroesclerosis y se deriva de tener calcio en las arterias.

Lesión al correr

¿Molestias al correr?

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00