Compartir nota:

10 consejos

Dra. Rosa María Zazueta López

Dermatóloga

rosazazueta@gmail.com

 

La piel siendo el órgano que tiene contacto directo con el medio ambiente y las agresiones del mismo, sufre cambios adaptativos y en respuesta hacia las fluctuaciones ambientales a las cuales nos exponemos. En esta época del año, cuando comienza a disminuir la temperatura, la piel se torna más seca y más susceptible a inflamación por lo cual es importante empezar desde ahora a preparar la piel para temperaturas más frías. 

 

Durante el verano es común que la ingesta de líquidos sea mayor y la aplicación de emolientes en la piel sea menor lo que hace un equilibrio en cuanto a la hidratación que recibe la piel. 

 

Por lo general, en el verano la piel se encuentra hidratada, flexible y poco irritable. Conforme la temperatura va disminuyendo, las necesidades de ingesta de líquidos disminuye y los hábitos de aplicar emolientes en la piel también, por lo cual si obviamos cualquiera de éstos dos factores, la piel puede tornarse fácilmente irritable. 

En climas fríos o durante el invierno podemos mantener una piel sana llevando acabo estos prácticos consejos: 

 

1. Limitar el baño

 

Aunque en nuestra cultura el baño diario es una práctica muy arraigada, suspender el baño por lo menos un día ayuda a que los emolientes naturales de la piel permanezcan más tiempo y la piel no pierda la capacidad de repararse. Un baño cada tercer día es suficiente para tener una piel limpia y que no pierda su hidratación. Los baños no deben durar más de 15 minutos.

 

2. Evitar jabones neutros

 

La piel no es neutra y los jabones neutros la desengrasan. Esto quiere decir que le quitan los emolientes naturales y la tornan más seca.  Deben preferirse jabones suaves y cremosos.

 

3. No tallar la piel

 

El uso de estropajos, esponjas, zacates, cepillos para el cuerpo, entre otros productos, hacen que la piel se exfolie y al exfoliarse pierde sus emolientes naturales lo cual seca la piel.

 

4. Aplicar crema emoliente

 

Las cremas para el cuerpo deben aplicarse posterior al baño y repetir aplicación del cuello a los pies por lo menos una vez más en el día. En caso de no bañarse ese día, la aplicación de crema tiene que ser dos veces al día.

 

5.- Reaplicar crema emoliente en zonas más expuestas al frío

 

 La cara, las orejas y las manos son zonas que se exponen más al frío por lo cual deben de tener una hidratación correcta. Para la cara, basta con la reaplicación cada cuatro horas de fotoprotectores ya que las generaciones nuevas de estos productos contienen sustancias que hidratan la piel. Para la piel de las manos se recomienda cargar siempre con una crema para manos y reaplicarla posterior a cada lavado o por lo menos tres veces al día. 

 

6.- Protección solar

 

Aunque en invierno las horas de luz visible son menores, la radiación ultravioleta es la misma por lo cual no debemos olvidarnos del fotoprotector de uso diario, con un factor de protección arriba de 30 y la reaplicación cada cuatro horas en zonas de exposición solar. Tomar en cuenta la protección sobre todo en lugares donde exista nieve ya que incrementa el riesgo de quemadura solar.

 

7.- Ingesta de agua. 

 

En invierno se nos olvida el consumo de agua porque la deshidratación no es tan manifiesta. Sin embargo, debemos continuar el consumo de mínimo de agua 1.5 litros al día. 

 

8.- Ropa adecuada

 

La ropa adecuada para épocas de frío es ropa que cubra la mayor parte de nuestro cuerpo y nos provea de una protección térmica. En zonas donde el frío es más extremo, el uso de ropa como guantes, bufandas, orejeras y gorros es necesario ya que son las zonas que constantemente están expuestas y pueden sufrir agresiones más evidentes.

 

9.- Tomar en cuenta enfermedades de la piel que empeoran con climas fríos

 

 La dermatitis atópica y la dermatitis Seborreica (caspa), son enfermedades que se exacerban en el invierno; por lo cual, es necesario acudir antes del invierno a consulta para recibir las precauciones y la preparación que debe tener la piel para estas fechas.

 

10.- Acudir al dermatólogo

 

Siempre se aconseja acudir antes de los meses de frío a una consulta dermatológica para modificar los tratamientos de la piel. Tanto los tratamientos para acné como los de rejuvenecimiento, entre otros,  deben ser modificados en épocas de frío ya que la piel tenderá a secarse con más facilidad. 

 

 

Dra. Rosa María Zazueta López

Dermatología, cirugía dermatológica y cáncer de piel

Cédula Profesional 5063082/ Cédula Especialidad 7440453

Torre Médica CIMA, 1er piso, módulo A, consultorio 105

213- 39-40 y 217-00-36

 


Más del autor

Proteger para su bienestar

Cuando de menores se trata, las reacciones alérgicas suelen ser comunes; conozca cuáles son las principales.

Me quiero, me cuido

Capaz de manifestar nuestro estado de salud, este órgano puede reflejar enfermedades mentales complejas como la depresión.

Caída de cabello en varones

La caída de cabello es uno de los principales temores de los hombres de 25 años en adelante, conozca las razones por las que sucede

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00