Compartir nota:

Alivie su espalda

Dra. Josefina Pastrana Gómez 

Geriatra 

j_pastranag@hotmail.com 

 

La lumbalgia es la presencia de dolor intenso en la parte baja de la espalda, también llamada zona lumbar porque ahí se encuentran las vértebras lumbares.

 

Esta área tiene mucha movilidad en diversos ejes como son flexión-extensión, giros laterales y rotación. Suele ser originado en los hombres por problemas de columna, enfermedades renales o prostáticas. Se produce por daño en las vértebras, los discos intervertebrales, los ligamentos y la distensión de los músculos.

 

El 80% de la población va a tener una crisis de lumbalgia a lo largo de toda su vida.

 

Existe un pico de afección entre los 25-45 años.

 

Es más frecuente en hombres en una proporción 3 a 1.

 

Provoca ausentismo laboral de unos 5 días por cada evento agudo.

 

 

Principales causas

 

La causa más común es el estrés o la monotonía en el trabajo, produciendo las lumbalgias más incapacitantes.

También, un mal movimiento o algún un esfuerzo excesivo para levantar, desplazar o mover un objeto pesado. 

Una mala postura al sentarse, caminar o al estar mucho tiempo de pie también pueden provocarla. Otras causas comunes son los golpes, sentones o accidentes

 

Se presenta muy aguda cuando existe una hernia de disco o pinzamiento de la raíz de un nervio.

 

Los adultos mayores son más propensos, ya que los huesos, cartílagos y discos tienen cambios degenerativos normales con la edad.

Para la mayoría de las personas, los episodios se resuelven rápidamente, pero a menudo tienen síntomas persistentes

La lumbalgia se clasifica según su evolución de la siguiente manera: aguda, menos de 6 semanas, subaguda, de 6 semanas a 3 meses y crónica más de 3 meses.

 

¿Cómo prevenirla?

 

Primeramente, es necesario tener un trabajo que disfrutes y realizar una actividad recreativa que te relaje. Hay que evitar movimientos bruscos, adoptar mejores posturas al caminar o sentarse, evadir el sobrepeso y algo fundamental, hacer ejercicios de calentamiento antes de hacer algún deporte. 

 

Diagnóstico y tratamiento 

 

Primeramente es clínico a través de historia clínica y exploración física. Cuando no se resuelve con tratamiento conservador, debe realizarse una resonancia magnética ya que las radiografías no son suficientes para identificar todas las causas de lumbalgia

 

Algunos signos de alarma son: 

 

a) dolor en reposo especialmente nocturno que progresa en intensidad

 

b) historia personal de cáncer

 

c) fiebre superior a 38°

 

d) pérdida inexplicable de peso

 

e) trauma (golpe) lumbar reciente

 

f) déficit neurológico progresivo (disminución de la sensibilidad, de la fuerza, de los reflejos)

 

Dependiendo del origen, el tratamiento va desde la aplicación de calor local, reposo por 48 horas, no más porque se pierde fuerza muscular en el adulto mayor y en el adulto joven entre más movimiento progresivo mejor; rehabilitación, pasando por  antiinflamatorios y relajantes musculares antidepresivos si el dolor persiste por 2 semanas.

La acupuntura y la quiropraxia, que se basa en tratamiento manuales incluyendo el ajuste vertebral y otras manipulaciones articulares han dado muy buenos resultados y en casos serios la intervención quirúrgica sobre todo en lesiones vertebrales o de discos articulares.

 

Lumbalgia en el adulto mayor 

 

En el adulto mayor la lumbalgia se presenta principalmente por osteoartrosis, lenta degeneración articular de las vértebras lumbares, que provocan dolor al principio intermitente hasta hacerse un dolor constante y llegar a una ciática; es decir, que el dolor se baja al glúteo, la pierna y hasta el pie. 

Al principio el dolor sólo se siente al caminar y al estar de pie, disminuye al sentarse o acostarse.

Otra causa es la estenosis vertebral (los conductos por donde sale el nervio de la columna se comprimen) el dolor puede ir acompañado de debilidad, adormecimiento y hormigueo

Si bien este grupo erario en general no tiene repercusión laboral, si es un problema de salud porque se vuelve patología crónica que con el uso de analgésicos se producen otros efectos secundarios entre ellos (y el más importante) el sangrado gástrico microscópico que lleva a la anemia o profuso (causado por una úlcera gástrica) que puede ser mortal sino se hospitaliza rápido al paciente.

 

Remedios caseros para el dolor de espalda 

 

a) tomar dos a tres ajos cada mañana para conseguir resultados

 

b) frotar con aceite (de coco, de mostaza o sésamo) 60 ml y 10 ajos fritos a fuego bajo hasta lograr una coloración café, dejar enfriar y frotar después vigorosamente en la región dejando 3 horas en reposo al paciente; después de ello baño con agua caliente.

 

c) Los tratamientos anteriores se harán durante 15 días por lo menos.

 

d) En dolor de espalda severo tomar vitamina C 2.000 mg diarios y en dos días se verá mejoría.

 

e) Patata cruda en forma de cataplasma aplicada en la región lumbar, tiene un efecto antiinflamatorio.

 

 

Dra. Josefina Pastrana Gómez 

Geriatra 

 


Más del autor

Que el paso del tiempo no lo detenga

Dra. Josefina Pastrana Gómez

Alivie su espalda

Dra. Josefina Pastrana Gómez

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00