Compartir nota:

La obesidad y el síndrome metabólico

Dr. Carlos Máximo Coporo

coporo_max@hotmail.com

Especialista en Medicina Integrada

 

En el mundo, cada 4 segundos ocurre un infarto agudo del miocardio y cada cinco segundos un evento vascular cerebral.

En México, en la población adulta ( 20 a 69 años), hay más de 17 millones de hipertensos, más de 14 millones de personas con problemas de colesterol/triglicéridos altos y colesterol HDL bajo, más de 6 millones de diabéticos, más de 35 millones de diabéticos con sobrepeso u obesidad y más de 15 millones con grados variables de tabaquismo. En América Latina, el 75% de la mortalidad total en adultos se debe a enfermedades crónicas.

Nuestra pirámide poblacional muestra que la mayoría de los adultos (75%) tiene menos de 55 años de edad y aunque la prevalencia de los factores de riesgo cardiovascular es mayor después de los 40 años; en datos absolutos, los millones de portadores de síndrome metabólico corresponden a la población económicamente activa, por lo que sus consecuencias socioeconómicas y en la calidad de vida pueden ser devastadoras. 

 

Consecuencias sociales de las enfermedades crónicas 

 

Por lo tanto, la pérdida de la salud conlleva una serie de alteraciones en distintos ámbitos. 

En particular, las enfermedades crónicas se caracterizan por un deterioro progresivo como consecuencia de complicaciones discapacitantes o mortales.

 El individuo enfermo es menos productivo y con ello contribuye al detrimento paulatino de la economía familiar, tanto por el ausentismo laboral y eventualmente el desempleo, como por el incremento en el gasto familiar derivado de su tratamiento farmacológico. 

 

Diagnóstico 

En las distintas definiciones del síndrome metabólico del adulto, dadas por Panel de Tratamiento para el Adulto III (ATP III), la organización mundial de la salud (OMS) y la Federación Internacional de la Diabetes, los parámetros más constantes como criterio diagnóstico son:

 

La obesidad evaluada por el índice de masa corporal (IMC >30 kg/m2)

 

Perímetro de cintura: mujeres: >80 cm; hombres: >90 cm, 

 

Triglicéridos elevados: arriba de 150 mg/dl,

 

Colesterol HDL bajo <40 hombres y <50 mg/dl en mujeres

 

Presión arterial >130/85 mmHg y diabetes previa o glucosa anormal de ayuno (>100 mg/dl)

 

El incremento paralelo de la frecuencia de la obesidad y del síndrome metabólico es un fenómeno mundial y México no es la excepción. Aunado a esto, estas patologías son factores de riesgo para el desarrollo de Diabetes Mellitus tipo 2, enfermedad arterial coronaria, y cerebrosvascular, por ateroesclerosis, que son las principales causas de muerte en nuestro país, por estas razones la obesidad y el síndrome metabólico se han convertido en un serio problema de salud pública. 

 

Una vez establecido el diagnostico de síndrome metabólico el tratamiento debe de ser enfocado a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y de diabetes tipo 2, y se debe de establecer una intervención inicial que consiste en el cambio a una alimentación saludable e incremento de la actividad física.

 

Acciones a realizar para evitar síndrome metabólico

 

Reforzar la noción de que la obesidad es una enfermedad 

 

Entender el concepto de que existe “un continuum” entre obesidad y el síndrome metabólico.

 

Reconocer que el controlar la obesidad es necesario para evitar o retardar la expresión de comorbilidades como diabetes, hipertensión arterial, dislipidemias y enfermedades del corazón.

 

Tomar en cuenta que la detección de la obesidad –en particular la obesidad abdominal- permite identificar un mayor número de personas en riesgo de sufrir eventos isquémicos.

 

Acudir periódicamente a la unidad de salud más cercana para el control y prevención de estos padecimientos. 

 

Hay que recordar que las enfermedades crónicas deben de ser tratadas con paciencia, y por médicos capacitados en su manejo, como los médicos especialistas en Medicina Integrada, pues después de una valoración integral, se identificara si se manifiestan ambivalencias y resistencias ante el tratamiento o si el paciente no está motivado al cambio, y por lo tanto, prescribirá el tratamiento ideal y acorde a cada situación.

 

Dr. Carlos Máximo Coporo

Especialista en Medicina Integrada, Jefe de enseñanza e investigación 

Delegación ISSSTE Sonora

Consultorio: Médica Norte 

Teléfono: 662-233-35-81

Cédula Profesional 4991560

Cédula Especialidad 6849173


Más del autor

La obesidad y el síndrome metabólico

El incremento paralelo de la frecuencia de la obesidad y del síndrome metabólico es un fenómeno mundial y México no es la excepción.

Medidas de prevención

La enfermedad renal crónica en México

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00