Compartir nota:

¿Correr o caminar?

LFT. Ana Leslie Romero Valdez

Licenciada en Fisioterapia

anaromero9@hotmail.com>

 

 

Primero debe tener muy claro cuál es su objetivo y también considerar su condición física.

 

Caminar y correr son ejercicios cardiovasculares, esto quiere decir que los dos se enfocan en favorecer el funcionamiento del corazón, la circulación, aumentar la capacidad pulmonar, quemar calorías, reducir el estrés y se obtienen beneficios importantes en huesos, músculo y articulaciones. Pero cada una tiene sus diferentes beneficios y recomendaciones. 

 

Paso a paso

 

 

El caminar reduce las posibilidades de paros cardiacos, previene la aparición de osteoporosis, colesterol alto, diabetes, mejora la concentración y ayuda a dormir mejor. 

 

 

Una de las ventajas de caminar es que no requiere de entrenamiento previo, pero sí debe tener en cuenta algunas recomendaciones como alimentarse bien principalmente en el desayuno, hacer el braceo de los brazos, utilizar ropa ligera e hidratarse constante.

 

 

Caminar es más accesible durante toda la vida, no importa la edad y es una actividad física segura sin complicaciones, además de que se puede practicar en cualquier lugar al aire libre.

 

 

No disminuye el apetito tanto como correr por lo que se debe tener en cuanta llevar una dieta balanceada para seguir mejorando la salud. Se puede llegar a quemar más calorías por que se involucran más músculos pero deberá ser a una velocidad rápida.

 

 

Un trote más fuerte 

 

 

Por otro lado, al correr se mejora la resistencia física y se fortalecen los músculos y huesos ayudando a prevenir la aparición de la osteoporosis. Otros de los beneficios de realizar este deporte es que mejora la circulación sanguínea, reduce el riesgo de sufrir alta presión, enfermedades cardiovasculares, derrames cerebrales, colesterol alto y reduce el riesgo de obesidad porque disminuye el apetito.

 

 

Al correr se liberan endorfinas, los analgésicos cerebrales naturales. A alta intensidad se produce además una liberación de glóbulos blancos en la sangre, éstos ayudan a combatir las enfermedades. Es también útil a la hora de reducir el estreñimiento. 

 

 

El correr tampoco requiere una preparación especial pero es bueno tomar precauciones como utilizar ropa y calzado adecuados para este tipo de ejercicio. 

 

 

En sus marcas, listos, fuera 

 


Investigaciones demuestran que correr descalzo produce menos lesiones que hacerlo con calzado deportivo. Sin embargo, no se puede practicar una actividad física corriendo descalzo por cualquier lado. Para escoger un calzado deportivo adecuado es importante conocer su propio peso y pisada, así podrá prevenir lesiones y lo disfrutará más.

 

El peso de su propio cuerpo le ayudará a buscar un calzado con más o con menos amortiguación (principalmente en el talón) para que el impacto del cuerpo contra el suelo sea absorbido en la mayor parte posible. 

 

Para conocer su pisada debe tomar en cuenta el desgaste de la suela de su calzado. Si el desgate se localiza en la zona exterior, la pisada es supinadora, si es en la parte interna es pronadora y si está en la parte delantera es pisada neutra. Al saber esto tendrá que medirse cuidadosamente las opciones que tenga y ver con cuál se sientes más cómodo al dar el paso, pruebe también poniéndose de puntillas. Por esta simple razón no a todos nos conviene el mismo tipo de calzado deportivo.

 

 

¿Qué tanto tiempo correr o caminar?

 

Caminar 30 minutos al día es suficiente para mantener una buena salud, preferentemente al aire libre, para que haya una mejor oxigenación, y a una velocidad moderada. No se considera propiamente ejercicio si solo se camina dentro de la casa o oficina, si no cuando es por largas distancias, aumenta o disminuye la velocidad, y que no existan descansos prolongados.

 

Para correr y mantenerse saludable se requiere del mismo tiempo que caminar, 30 minutos y se puede practicar de dos a cinco veces a la semana. Por otro lado si su objetivo es bajar de peso deberá de realizar de 30 a 60 minutos.

 

 

Cinco minutos antes de empezar la actividad física tómelos para calentar, así se evitarán los calambres, desgarre de tendón y otras lesiones. Caliente sus músculos haciendo brincos, patadas y cualquier ejercicio que haga trabajar los músculos de las piernas y brazos. 

 

Al finalizar la actividad debe disminuir poco a poco la velocidad para que la circulación y la respiración se normalicen y luego estirar la pantorrilla, el muslo y los brazos.

 

La respiración constante y profunda durante el ejercicio es importante para que haya una oxigenación adecuada y que sus músculos y corazón se agoten menos.

 

Mantenga siempre el movimiento de brazos y de los codos verticalmente, no en diagonal y sin tensar los puños.

 

Correr y caminar son saludables por igual. Una implica mayor esfuerzo que el otro, pero se requiere dedicación y constancia para ambos ejercicios, todo depende de cuáles son nuestras posibilidades, tiempo, gustos y objetivos.

 

 

LFT. Ana Leslie Romero Valdez

Celular (662)359-57-23

Cédula Profesional 7952319

Licenciada en Fisioterapia


Más del autor

Fisioterapia y cáncer de mama

Tras una cirugía, la fisioterapia juega un papel primordial, pues ayuda a reincorporar al paciente a su vida cotidiana de la mejor manera.

¿Correr o caminar?

LFT. Ana Leslie Romero Valdez

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00