Compartir nota:

Responda ante una crisis hipertensiva

Dra. A. Priscila Sauceda López

Medicina Integrada  

apriscila.sauceda@issste.gob.mx

 

Los días 22 y 23 de mayo tuve la oportunidad de asistir al 2° Foro Latinoamericano de Enfermedades Crónicas: “Resultados en salud, Toma de Decisiones y Gestión de Riesgos de Enfermedades”, en la Ciudad de México, donde participaron países como Colombia, Brasil, EUA, Argentina, Venezuela, Ecuador, Chile, Perú, y por supuesto, México. 

 

Con el objetivo de discutir el estatus actual y futuro de los Sistemas de Salud respecto a las enfermedades crónicas, ya que los costos directos e indirectos de éstas representan importantes desafíos fiscales en la cualquier región, se llegó a la conclusión de la necesidad de adoptar nuevas estrategias para mejorar la administración, calidad de la atención y  sobre todo, la prevención de ellas. 

 

En México, las enfermedades crónicas degenerativas, o no transmisibles, dominan el perfil de salud del país, las tres primeras causas de muerte son: diabetes mellitus, enfermedades isquémicas del corazón y enfermedad cerebrovascular. Las enfermedades hipertensivas son la quinta causa de muerte en mujeres y la novena en el hombre. 

 

La hipertensión arterial (HTA) constituye uno de los factores de riesgo cardiovascular más importante en nuestra sociedad, es una enfermedad de curso crónico y generalmente no presenta síntomas, pero puede tener diferentes complicaciones agudas que necesitarán de atención médica inmediata.

 

¿Emergencia o urgencia?

 

La crisis hipertensiva es aquella elevación aguda de la presión arterial que puede producir lesiones a un órgano blanco como el corazón, riñón y cerebro. Se divide en emergencias y urgencias.

 

• Emergencia hipertensiva (EH): elevación severa de la presión arterial que se acompaña de alteraciones orgánicas graves, principalmente a nivel cardíaco, cerebral o renal. Es un riesgo de lesión irreversible, amenaza la vida de la persona y requiere de una atención a nivel hospitalario. 

 

• Urgencia hipertensiva (UH): elevación aguda de la presión arterial en una persona asintomática o con síntomas inespecíficos que no produce una afectación grave de órganos blancos y esto permite un tratamiento menos inmediato, con medicamentos vía oral y un abordaje inicial en la consulta.

 

Las crisis hipertensivas pueden producirse en personas con diagnóstico de HTA previo o aparecer sin antecedentes de presión arterial elevadas. 

 

Los síntomas que pueden presentarse y sugerirnos afectación a un órgano blanco son: dolor de cabeza, mareo, vómito, dolor torácico, dificultad para respirar así como síntomas visuales o neurológicos, disminución del estado de conciencia o síndrome confusional agudo. Se debe acudir a un servicio de urgencias para confirmar las cifras de la presión arterial y determinar si se trata de una verdadera crisis hipertensiva que implica una atención a nivel hospitalario. 

 

Lo importante es prevenir este tipo de complicaciones, con los siguientes pasos:

 

• Si usted se encuentra con diagnóstico HTA,  por ningún motivo suspenda el tratamiento y acuda  a sus citas de control.

 

• Si tiene sobrepeso, baje de peso.

 

• Aumente su actividad física aeróbica (30-45 minutos al menos 3 veces por semana).

 

• Disminuya su ingesta de sodio. No sólo basta con guardar el salero, además es recomendable que cocine con condimentos naturales, ya que los “cubitos” o salsas sazonadoras son productos con un alto contenido de sodio.

 

• Consuma potasio. El aumento de alimentos ricos en potasio, como las frutas y vegetales no cocinados, puede ayudar a disminuir su presión arterial.

 

• Mantenga niveles adecuados de magnesio y calcio en su dieta, consuma suficientes verduras, frutas, leguminosas y lácteos descremados.

 

• Limite el consumo de alcohol. El alcohol dificulta el control de la presión alta y puede interferir con los medicamentos que se encuentra tomando para su control.

 

• Evite fumar. 

 

Finalmente la salud es una responsabilidad 

 

Dra. Alba Priscila Sauceda López

Medicina Integrada

Cédula Profesional 5177317 SSP: 7605/09

Cédula Especialidad 6843592 SSP: 8/12

Celular: (662)196-07-69


Más del autor

Más allá de la obesidad

La obesidad no sólo es una preocupación estética para convertirse en un problema de Salud Pública.

Responda ante una crisis hipertensiva

Dra. A. Priscila Sauceda López

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00