Compartir nota:

Lesiones del corredor

Dr. Rafael Iñigo Pavlovich

Cirujano ortopedista y médico del deporte

 

Es sumamente importante que quien practique este deporte conozca sus ventajas, potenciales desventajas y cómo prevenir las lesiones que de ello se pudiera derivar. Éstas pueden ser desde desgarros en músculos, lesiones de cartílago y hasta muerte súbita.(1)

 

El hecho de correr a esfuerzos submaximales por un período largo conlleva cambios metabólicos importantes en todo el cuerpo, y un reto biológico a los tejidos a los que exponemos con frecuencia a fuerzas que van más allá de su capacidad física de resistencia, produciendo lesiones por sobredemanda.

 

Pensar que muchas personas desean de pronto poner su cuerpo en movimiento conlleva a muchas variables que hay que tener en control como el tiempo, la intensidad, el calzado y el peso inicial de la persona. 

 

Nuestro cuerpo es capaz de adaptarse a situaciones inverosímiles si le damos el tiempo y la carga progresiva que le permita adaptarse. Si nosotros iniciamos una caminata como parte de nuestro plan de salud y sin antecedentes deportivos, tendremos un reto que hay que sobrellevar de la mejor manera. Cuando se trata de bajar de peso, queremos que esto sea lo más pronto posible y aplicamos la premisa, más es mejor y lo cual es muy equivocado. 

 

Cansancio: señal de alerta

 

Los músculos son los motores que al contraerse eléctricamente producen energía para el desplazamiento físico y como tales son susceptibles de cansarse. Cansancio es una expresión que tiene sus orígenes en el metabolismo celular de la energía y llega un momento en que los energéticos se acaban al menos momentáneamente. Por un lado, esto le da respiro a la actividad y tiempo de auto repararse cuando los tejidos han sido sometidos a una carga intensa y al hablar de intensa es estrictamente comparado consigo mismo, no con otro atleta. Una actividad muy intensa puede ser para una persona cien metros mientras que para otra, pueden ser diez kilómetros. 

 

El entrenamiento, bien llevado, producirá una adaptación. Por eso, es posible que una persona de 80 años pueda efectuar una carrera de cinco kilómetros a velocidad moderada con el efectivo entrenamiento gradual y adaptativo.

 

Tenemos varias ópticas en cuanto a las lesiones, unas del tipo cardiaco, otras de tipo muscular y otras del tipo articular básicamente.

 

En relación a los problemas músculo-esqueléticos, cuando rebasamos la línea de la resistencia física, bien puede aparecer el dolor como una alarma antes de una gran lesión y es por ello que no se recomienda el uso de analgésicos previos a la carrera o a la sesión del ejercicio. El uso de los tejidos se somete a la preparación innata o adquirida de éstos. Por ejemplo, un músculo entrenado podrá realizar una carrera de un kilómetro; si se entrena aún más, podrá correr dos y así sucesivamente hasta llegar a una plataforma donde ya no hay más progreso y sí hay más lesiones.

 

El cartílago, es una película muy delgada que separa en una articulación los huesos en contacto, esto es con la finalidad de evitar la llamada fricción y su calor subsecuente, además de preservar el tejido pues cuando el índice de fricción aumenta también lo hace la pérdida de éste, y un ejemplo muy claro es el fenómeno de la artritis que digiere el cartílago y consecuentemente aumenta la fricción de las partes perdiendo consistentemente el tejido óseo produciendo dolor y deformidades.

 

Si tomamos un cable de acero y lo doblamos muchas veces llegamos a la fatiga del material y a la ruptura del mismo (3-5). El cuerpo responde de manera similar a las cargas que van más allá de la capacidad de reparación. Esto es una carrera entre la reparación y la lesión ¿Quién va primero? Los tendones son los que transmiten las fuerzas que generan los músculos y se comparan a la transmisión de los automóviles. Los tendones cuando se sobre usan producen las llamadas tendinitis. Las tendinitis es una respuesta inflamatoria del cuerpo para iniciar la reparación y todo este fenómeno produce dolor, enrojecimiento y a veces aumento de volumen. Cuando son crónicas se les llama tendinosis y producen dolores que no responden a los antiinflamatorios. Es importante el calentamiento pues estimula la coordinación de los músculos y aumenta la temperatura en ellos para una mejor contracción.

 

1. Pujalte GG, Silvis ML. The Injured Runner. Med Clin North Am. 2014;98(4):851-868.

2. Krabak BJ, Waite B, Schiff MA. Study of injury and illness rates in multiday ultramarathon r unners. Med Sci Sports Exerc. 2011;43:2314-2320.

3. Chambers L, Hame SL, Levine B. Acute exertional medial compartment syndrome of the foot after playing basketball. Skeletal Radiol. 2011;40:931-935.

4. Nielsen K, Christensen O, Lukina GF, Moghaddam AZ. [Fatigue fractures of the hip in healthy marathon runner]. Ugeskr Laeger. 2009;171:3006-3007.

5. Krause DA, Newcomer KL. Femoral neck stress fracture in a male runner. J Orthop Sports Phys Ther. 2008;38:517.

 

Dr. Rafael Iñigo Pavlovich, PhD,FACS

Cirujano ortopedista y médico del deporte

Subespecialista en rodilla con cédula profesional


Más del autor

Ejercicio, el mejor antidepresivo

Dr. Rafael Inigo Pavlovich

Lesiones del corredor

El trote o "jogging" es ampliamente recomendado por los médicos para prevenir problemas de salud.

La memoria trasciende

Terapias en rodillas

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00