Compartir nota:

¿Cómo prevenir la neumonía?

Ésta es cualquier infección del pulmón que puede ser causada por diferentes tipos de gérmenes, incluyendo bacterias, virus y hongos.

 

En cualquier caso, la causa más común de neumonía son los virus. A menudo la neumonía comienza después de una infección respiratoria de vías altas (infección de la nariz y de la garganta también denominada resfriadoo catarro común).

 

Cuando estosucede los síntomas de neumoníacomienzan dos o tres días después. Estos son algunos de los síntomas que se presentan: Neumonía por virus: La causa más frecuente de neumoníaviral es la causada por el virus de la influenza (o influenza estacional). Los síntomas más comunesde un episodio de influenza son rinorrea (flujo nasal), tos, generalmente sin flema, en accesos frecuentes que llegan a fatigar a la persona.

 

Dolor de cabeza, dolor de moderado a intenso en huesos y músculos. Inicialmente, se pueden confundir con un simplecatarro, pero los síntomas son más intensos, llegan a ser incapacitar a la persona para realizar sus actividades diarias. Sobrepasan lo esperado de un catarro común.

 

No hay alivio con medicamentos de uso común para estos casos, por lo que es importante que sea valorado por un médico capacitado de manera oportuna. Neumonía bacteriana: También conocida como Pulmonía o Bronconeumonía, en realidad significan lo mismo.

 

Como se mencionó antes generalmente la neumonía bacteriana inicia con un cuadro gripal, o infecciones de la garganta, pero los síntomas son más persistentes, hay tos que puede seca (sin flemas) al inicio y posteriormente presentarse flemas que pueden ser amarillentas, verdosas, incluso presentarse con escaso sangrado.

 

En la mayoría de los casos, hay fiebre mayor a 38 grados, escalfrío, y dolor en el pecho que puede ser punzante o bien al respirar profundo. En casos graves, puede haber dificultad para respirar y sibilancias (silbido del pecho). ¿Quiénes son más susceptibles? Cualquier persona es susceptible de adquirir neumonía; sin embargo, existen grupos especiales de pacientes en los que la enfermedad puede presentarse de manera más grave, con mayor riesgo de complicaciones, incluso de muerte.

 

Dentro de este grupo se encuentran:

• Personas menores de 5 años o mayores de 65 años

• Fumadores y pacientes alcohólicos

• Pacientes con enfermedades respiratorias crónicas como Asma, Enfisema, Bronquitis crónica, Fibrosis Pulmonar, etc.

• Diabéticos: el riesgo es mayor si la diabetes está mal controlada

• Pacientes con insuficiencia renal que están en programas de diáli sis peritoneal o hemodiálisis

• Pacientes con VIH o SIDA

• Pacientes que toman medicación que afecta el sistema inmunológico: por ejemplo tratamiento para Artritis Reumatoide, Lupus, Quimioterapia para cáncer, personas que tienen trasplante de órganos, quienes toman frecuentemente derivados de la cortisona.

• Personas con alteraciones del sistema nervioso: aquellos que sufrieron embolias o enfermedades cerebrales que los mantiene postrados en cama o con dificultad para deglutir (tragar) alimentos ya que no tienen la capacidad de expulsar secreciones de los pulmones. También pacientes que toman medicamentos sedantes para tratar enfermedades psiquiátricas

• Los residentes de asilos

• Pacientes recientemente hospitalizados ( en el último mes) ¿Qué medidas podemos tomar para prevenirla?

• Higiene: La transmisión de los virus y bacterias ocurre a través de las secreciones de nariz, boca y pulmones, así como el contacto con objetos contaminados. Si usted está en riesgo o está iniciando con síntomas puede evitar la propagación con el simple lavado frecuente de manos. También tener especial cuidado al toser, ya que las pequeñas gotas microscópicas contienen gérmenes.

• Evitar fumar o evitar sitios donde se exponga al humo de cigarro.

• Alimentación adecuada.

• Control de enfermedades crónicas.

• Vacunacion: Esta medida merece especial atención ya que existen muchos mitos y controversias al respecto. Principalmente existe la vacuna contra la influenza (mejor conocida como vacuna contra la gripe) que se aplica cada año y la vacuna contra el Neumococo (principal bacteria causante de Neumonía Bacteriana) que se aplica cada 5 años.

 

Deben vacunarse: - Menores de 2 años y mayores de 65 años - Los pacientes de riesgo que ya se mencionaron arriba. Los pacientes que están bajo tratamiento con medicación que altera el estado inmunológico deben discutir la necesidad de vacunación con su médico tratante, no todos son candidatos a vacunarse -

 

El personal de salud y el personal que atiende asilos. ^ ¿Cuáles son las complicaciones? Hay que resaltar que una de las causas más frecuentes una Neumonía complicada es el tratamiento no oportuno e inadecuado. Si usted considera que puede estar en riesgo consulte a un médico capacitado, evite la automedicación o bien retrasar la atención médica tomando medidas caseras.

 

Si pertenece a algún grupo de los pacientes mencionados arriba debe buscar atención médica de manera rápida. Insuficiencia respiratoria: existe un exceso de inflamación en el tejido pulmonar que no permite la oxigenación de la sangre. La persona manifiesta no poder respirar, está inquieta y agitada, el número de respiraciones aumenta considerablemente.

 

Si esto no se atiende de manera rápida puede requerir oxígeno inclusive asistencia respiratoria.

 

Dra. Migdelina Gutiérrez Urquídez

Neumóloga.

Blvr. Morelos, No. 340 Colonia Bachoco. Hospital San José

Tel. (662) 109 0500

e-mail: migdelinaidalia@yahoo.com


Más del autor

¿Cómo prevenir la neumonía?

Ésta es cualquier infección del pulmón que puede ser causada por diferentes tipos de gérmenes, incluyendo bacterias, virus y hongos. En cualquier ...

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00