Compartir nota:

Ejercicio, el mejor antidepresivo

Dr. Rafael Inigo Pavlovich,PhD

inigo@orthopedica.org

Médico del Deporte

 

La evolución de las especies nos demarcan cambios paulatinos en tiempos que van de los miles a millones de años. Dichos cambios no son otra cosa que una adaptación al medio ambiente y sus condiciones específicas para que el organismo pueda sobrevivir y trascender genéticamente de una generación a otra. La especie humana, no es la excepción. 

 

El humano siendo producto de una evolución meticulosa de lo que se llamaría el proceso de probar y errar es también un exitoso producto del cambio adaptativo de las especies como las conocemos hoy en día. 

 

Si imaginamos a un ser humano hace ya cien mil años, nos vendrá a la mente el cavernícola cazador que se mantenía en constante movimiento, alimentándose quizá de una dieta apropiada basada en los frutos y productos de las estaciones, amén del resultado de la cacería de otros animales. 

 

En ese escenario primitivo es que la maquinaria llamada el cuerpo humano es la que por evolución adquirió características de movimiento constante, es decir, aquellos parientes nuestros tenían una condición física digamos envidiable pues se mantenían todo el tiempo activos dada su naturaleza. Recientemente ha habido profundos cambios en la manera en que el ser humano vive. De pasar de un escenario deportivo a un escenario de inactividad total y de dietas más bien nocivas a las que de ninguna manera en tan corto tiempo el organismo se ha podido adaptar.

 

La depresión es un problema básicamente consistente en una baja de las substancias comunicadoras del mensaje eléctrico entre las neuronas cerebrales. Este inbalance logra que las personas sientan ansiedad, tengan una percepción negativa del mundo y poca autoestima en muchas ocasiones. 

 

Si pensamos que nuestros sentimientos son en gran parte la expresión de fenómenos químicos, dependeremos entonces de cómo genéticamente estemos hechos, de qué alimentación nos valemos y cuál es nuestro patrón cultural que nos hace tener una actitud hacia los retos que nos indican estrés en nuestras vidas. 

 

Nos podemos imaginar un cavernícola estresado porque no tiene que comer y nos podemos imaginar a este yendo a cazar o bien sentarse a morir de hambre, todo es cuestión de una actitud para resolver un problema. La depresión es una alteración del estado de ánimo que puede estar relacionada a algo externo o exógeno como la pérdida de un ser querido o algún bien o alguna cuestión material o social, éste en respuesta a la situación. 

 

La otra que se llama endógena en muchas ocasiones no se explica satisfactoriamente porque a pesar de tener todo aquella persona para lograr un cierto grado de satisfacción o felicidad, no puede llegar a un balance y cae en abismos depresivos o maniacos depresivos sin causa aparente.

 

Entendiendo pues que la actividad es parte integral de nuestro estado evolutivo, es cuando metabólicamente nuestro cuerpo cumple mejor cada función que expresan los diferentes tejidos, el nervioso, el muscular, etc. así, una persona que hace ejercicio, generalmente se le relaciona con una mejor calidad de vida, menos enfermedades y más satisfacción hacia la vida.

 

Numerosos estudios avalan al ejercicio como la mejor postura para mejorar o evitar la depresión. En un estudio hecho en Portugal llamado "Programa de marcha nacional" se estudió un grupo de pacientes geriátricos encontrando que luego de seis meses de práctica se mejoraron con mucho los índices de escalas de depresión y de calidad de vida. (1)

 

Otro estudio hecho en Hannover, Alemania, apoya el papel positivo del ejercicio en pacientes con depresión y desórdenes cardio metabólicos y lo cataloga como la primer línea de tratamiento contra la depresión.(2)

 

Para efectos de validación de estudios diferentes sobre el mismo tema, existen los meta análisis que es un estudio de los resultados de muchos análisis con conclusiones sólidamente respaldadas. Pues bien, existe un Meta-Meta estudio en Australia hecho de 92 estudios con 4310 participantes para demostrar el efecto de la actividad física en la depresión. Concluyen de manera muy certera que existe evidencia de alta calidad que apunta hacia la afirmación científica que la actividad física constante reduce significativamente la ansiedad y la depresión en la población en general.(3)

 

No es pues de extrañar que si nos podemos regresar un poco a nuestros hábitos de ejercicio de las cavernas, funcionaremos mejor en todas nuestras expresiones de vida, estado de ánimo, inmunología, aparato disgestivo, locomotor, solo por mencionar unos pocos de los beneficios en corto y largo plazo del ejercicio bien llevado.

 

Si aún nos preguntamos por qué, la respuesta es sencilla, así fuimos diseñados por la evolución.

 

*Ortopedista y  Médico del Deporte

Especialista en rodilla

Doctorado en Medicina y Cirugía 

Univ Complutense de Madrid

rafael@inigo.org

1. Branco JC, Jansen K, Sobrinho JT et al. Physical benefits and reduction of depressive symptoms among the elderly: Results from the Portuguese “National Walking Program”. Cien Saude Colet. 2015;20:789-795.

2. Kerling A, Tegtbur U, Gutzlaff E et al. Effects of adjunctive exercise on physiological and psychological parameters in depression: A randomized pilot trial. J Affect Disord. 2015;177C:1-6.

3. Rebar AL, Stanton R, Geard D, Short C, Duncan MJ, Vandelanotte C. A Meta-Meta-Analysis of the effect of physical activity on depression and anxiety in non-clinical adult populations. Health Psychol Rev. 20151-78.

 

Acad.Rafael Inigo Pavlovich ,MD,PhD,FACS

Knee Surgeon

Associated to Bio5 Institute University of Arizona (2009)

Honorary Researcher of University of Sonora

Dr. Inigo Pavlovich in wikipedia 

Google  Dr. Inigo Pavlovich

www.orthopedica.org


Más del autor

Ejercicio, el mejor antidepresivo

Dr. Rafael Inigo Pavlovich

Lesiones del corredor

El trote o "jogging" es ampliamente recomendado por los médicos para prevenir problemas de salud.

La memoria trasciende

Terapias en rodillas

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00