Compartir nota:

Obesidad y cáncer

La obesidad constituye la epidemia moderna del siglo XXI y es una crisis de salud pública con múltiples complicaciones, que generan altos costos a la sociedad. Las estadísticas nos ayudan a poner en perspectiva esta situación.

 

Una persona que padece obesidad genera un gasto de 7 mil dólares anuales por pérdida de productividad y gastos de tratamientos médicos. Se estima que en pocos años será la causa principal de muerte prematura, reducción en la calidad de vida y sobrecostos en la atención médica.

 

Un tercio del cáncer es causado por pobres dietas y poca actividad física. En Sonora, más de cuatro personas mueren diariamente a consecuencia de cáncer. El sobrepeso y principalmente la obesidad ocasionan una baja en la actividad del sistema inmunológico.

 

Éste normalmente detecta y destruye a las células que debido al estrés y agentes externos, como luz ultravioleta, conservadores de alimentos, contaminación y otros, han sido dañadas y se transforman en células cancerosas.

 

En la mayoría de los casos, la obesidad se acompaña de altos niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, los cuales predisponen al paciente a un estado de inflamación crónica, que consume los recursos destinados al buen funcionamiento del sistema de defensas.

 

Esta situación, facilita la predisposición del organismo a la carcinogénesis, es decir, a la generación de células que provocan cáncer; dada la explicación, es importante tomar conciencia de este problema.

 

Mutación que daña

Los estudios más recientes demuestran que los estados de inflamación aguda y crónica, como ocurre en los pacientes obesos, contribuyen a la sobreproducción de radicales libres, elementos que dañan el ADN, la información genética en la células que mantiene su función y crecimiento ordenado.

 

Estas alteraciones o mutaciones a nivel celular provocan la transformación de las células del cuerpo en células cancerígenas, que al crecer desmesuradamente y sin control, resultan en la aparición de lesiones pre-malignas, que con el paso del tiempo, progresan de forma inevitable a cáncer.

 

De acuerdo con el National Cancer Institute (NCI), es decir, el Instituto Nacional de Cáncer en los Estados Unidos, padecer obesidad conlleva al alto riesgo de padecer cáncer de esófago, páncreas, colon y recto, de mama, endometrial en útero, riñón, tiroides y vesícula biliar.

 

En los Estados Unidos cerca de 34 mil casos en hombres y 50 mil 500 en mujeres fueron causados por padecer obesidad. En la última década, México presentó una gran tendencia al incremento en los casos de obesidad en su población, al grado que en la actualidad es el primer lugar mundial en padecer obesidad y sobrepeso.

 

Esto se correlaciona con la observación de mayor cantidad de niños que padecen obesidad y sobrepeso en nuestro medio, lo cual resulta en una población con mayor predisposición no sólo a variados tipos de cáncer sino a una elevada incidencia de padecimientos como infartos al miocardio, eventos vasculares cerebrales (embolias) y enfermedades crónico-degenerativas como diabetes mellitus e hipertensión arterial.

 

Tome el control

El prevenir el cáncer, y este gran grupo de enfermedades asociadas a la obesidad, no es un trabajo fácil. La mayoría de los expertos en reducción y control del sobrepeso, coinciden en que bajar de peso es sencillo, sin embargo lo más difícil es mantenerlo en control, pues el origen de estos malestares es de tipo conductual.

 

En un país como México, donde se posee una gran variedad de sabores, aromas y colores en la comida local, se tiene una riqueza gastronómica en la que es muy difícil resistir la tentación de no comer algún alimento, en especial si es grasoso.

 

La cultura mexicana se basa en mitos, leyendas, creencias y folklore, pero sobretodo en las tradicionales comidas de días festivos como la rosca de Reyes, los tamales y el champurrado el Día de la Candelaria, los antojitos mexicanos el 20 de Noviembre y los abundantes y variados banquetes navideños y de celebración de Año Nuevo.

 

Es precisamente en la cultura y crianza que se debe de modificar la conducta. Hay que comer para vivir y no vivir para comer, realizar ejercicio diariamente y adoptar un estilo de vida más saludable.

 

Para prevenir el cáncer, se deben de evitar alimentos con alto contenido de azúcares procesados, alimentos ahumados y carnes sobre-cocidas, como la carne asada, que por cierto, se recomienda consumirla a término medio.

 

Sobre todo, es importante procurar no tener un consumo excesivo de carnes rojas, alimentos fritos o con alto contenido de grasas, pues producen una disminución del sistema de defensas, lo cual, como se mencionó antes, predispone al cáncer.

 

Si cada persona redujera su IMC (Índice de Masa Corporal) tan sólo 1%, o sea el equivalente a 1 kilogramo de su peso promedio, esto reduciría al menos 100,000 nuevos casos de cáncer cada año.

 

Si sus antecedentes familiares lo predisponen a padecer obesidad, su destino no está sellado. Usted siempre puede tomar el control de su vida y reducir su riesgo de padecer cáncer y muchas otras enfermedades. Recuerde: “Nada está escrito en piedra”. A comer de lo bueno poco para vivir bien.

 

De acuerdo a información del Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos, padecer obesidad conlleva alto riesgo de padecer éste malestar en los siguientes órganos: - Esófago

- Páncreas

- Colon y recto

- Mamas

- Endometrio

- Útero

- Tiroides

- Vesícula biliar

 

Dr. Raúl Héctor Campa Soberanes

MÉDICO CIRUJANO

rhcampa@hotmail.com


Más del autor

Obesidad y cáncer

El sobrepeso puede ocasionar una baja en la actividad del sistema inmunológico, por lo que una mejor dieta y actividad física son indispensables par...

Combatiendo el cáncer frente al espejo

Las pruebas de detección de cáncer de mama pueden ayudar a detectar el cáncer de mama temprano, antes de que usted note cualquier síntoma

Obesidad y cáncer

Los altos niveles de colesterol y triglicéridos pueden desencadenar en predisposición al cáncer; lo mejor, es tomar conciencia y frenar el problema...

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00