Compartir nota:

Reflujo Gastroesofágico

¿Cómo saber si tenemos enfermedad por reflujo del estómago? Los síntomas más frecuentes son sensación de quemadura en el pecho (disfagia), dolor al tragar los alimentos (odinofagia), dolor en el pecho, cual es un síntoma atípico, que puede simular problema del corazón o su envoltura llamada pericardio, regurgitación de los alimentos semi-digeridos hasta la boca y que pueden provocar síntomas atípicos como laringitis y asma; y finalmente, dificultad para tragar alimentos y saliva (disfagia).

 

¿Cómo saber el diagnóstico? Actualmente la endoscopía permite observar directamente los cambios en la mucosa y se pueden tomar unas pequeñas muestras para saber el avance de la lesión; se complementa con la determinación de la acidez a distintos niveles (pHmetría) y el movimiento del esófago al tragar (manometría esofágica).

 

 

EL PROCESO CORRECTO

Todas nuestras células necesitan nutrientes, además de oxígeno, para vivir; éstos llegan a ella por la sangre que los transporta, pero primero tienen que ser procesados para convertirlos en sus componentes más simples para poder ser absorbidos en el tubo digestivo.

 

Este proceso se llama digestión y se lleva a cabo en casi todo el tubo digestivo exceptuando el esófago. Son varios pasos.

 

Primero. Es necesario asegurar el avance de los alimentos a través de todo el tubo y de eso se encarga un maravilloso y extenso sistema nervioso propio del intestino, que provoca que al llegar el alimento se contraigan sus músculos y empujen avanzándolo.

 

Este sistema propio está compuesto por redes de millones de neuronas que también están conectadas con dos grandes sistemas nerviosos: el simpático y el parasimpático.

 

Segundo. Se requiere reducir los alimentos que son proteínas, grasas e hidratos de carbono a sus componentes básicos: aminoácidos, triglicéridos y hexosas respectivamente; de esto se encargan unas sustancias llamadas enzimas que secretan en las distintas porciones del tubo digestivo y en órganos vecinos que las vacían al tubo, estos órganos vecinos son el páncreas y el hígado.

 

Además el tubo digestivo secreta moco protector, y en el caso de una gran porción del estómago, ácido clorhídrico; este ácido es necesario para que la enzima llamada pepsina actúe sobre las proteínas de los alimentos.

 

Tercero. La absorción de los aminoácidos, triglicéridos y hexosas se lleva a cabo desde el tubo digestivo a la sangre y a la linfa. Todo este proceso funciona asombrosamente y de forma autónoma, pero cuando no es así, se presentan las enfermedades y es necesario reconocer los síntomas (lo que siente el paciente) y los signos (los que se ven o se encuentran al explorar) para llegar a un diagnóstico.

 

LO QUE FALLA EN EL REFLUJO

En el caso del esófago, tubo que conecta la faringe con el estómago, mencionamos que tiene una mucosa que secreta sólo moco protector, tiene su red nerviosa autónoma en la mayor parte de su trayecto, que empuja el alimento hacia el estómago y su sistema también tiene la capacidad de evitar que el alimento se regrese.

 

Esto último es muy conveniente en la porción terminal del esófago, porque en el estómago la enzima pepsina en el medio ácido que le brinda el ácido clorhídrico, es capaz de destruir (hidrolizar) las proteínas a las que tenga contacto.

 

Esto no sucede en el mismo estómago porque está bien protegido por gran cantidad de moco y otras sustancias que producen las células propias de su mucosa; pero la mucosa del esófago no cuenta con esa mucosa tan especial, por lo que si tiene contacto con la pepsina activada por el ácido, va a sufrir inflamación (esofagitis) y si persiste, las células que están sufriendo la agresión tratan de adaptarse (metaplasia) convirtiéndose en otras similares al resto del tubo, pero pueden degenerar y desordenarse (displasia) lo que ya es alarmante.

 

El tratamiento consiste en evitar la acción de la pepsina bloqueando la producción de ácido y tratar de ayudar a la progresión de los alimentos. Pero, siempre bajo la supervisión de su médico tratante.

 

Dr. Fernando Herrera Fernández

Cirujano general

Hospital CIMA

Fellow of the American College of Surgeons

Cédula Profesional 0110018

Cédula Especialidad 19674


Más del autor

Un mundo nos vigila

Bacterias y virus nos rodean, incluso son parte de nosotros. Están alertas de cualquier falla de nuestras defensas naturales o adquiridas, por lo que...

Reflujo Gastroesofágico

Este malestar provoca síntomas que van desde una sensación de quemadura en el pecho, dolor al tragar los alimentos e incluso asma y laringitis.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00