Compartir nota:

Producto de un dulce problema

El síndrome metabólico (SM) se refiere a un conjunto de alteraciones en el metabolismo que afectan el cuerpo, las cuales son consecuencia de la obesidad en mayor parte; estas son: elevación de azúcar en sangre, hipertensión arterial y alteración de grasas en la sangre.

 

De no manejarse a tiempo y de forma correcta, el SM desencadenará problemas con desenlaces fatales como hígado graso, ateroesclerosis, infartos, diabetes tipo 2, enfermedad vascular cerebral y otras.

 

El SM casi siempre se desencadena por la obesidad. Lo que lleva a la pregunta: ¿Por qué hay tanta obesidad actualmente? Si bien es verdad que se debe a que consumimos más comida que la energía que gastamos (sedentarismo), también tiene mucho que ver el tipo de alimentación que llevamos.

 

Los alimentos que favorecen mayormente el incremento de peso son los azúcares simples como refrescos, jugos, yogur bebible, mermeladas, pasteles, botanas y otros. Prácticamente todo producto industrializado; la mejor forma de saberlo es al ver las etiquetas de los productos a consumir, si en el área de carbohidratos dice que tiene azúcar, hay que pensarlo dos veces.

 

Cuidado con la sacarosa

Los azúcares simples tienen principalmente un tipo de azúcar llamada sacarosa, la cual lleva en su componente glucosa, que nosotros usamos como energía, y fructosa, la cual no tiene utilidad en el cuerpo.

 

Cuando consumimos fructosa nuestro hígado debe eliminarla, sin embargo esto le cuesta trabajo; para eliminarla forma ciertas sustancias tóxicas y energía. En exceso, estas dañan al organismo y la energía se suma a la producida por la glucosa, lo que favorece la obesidad.

 

Las sustancias tóxicas producto del consumo de fructosa afectan directamente al hígado (hígado graso), e inhiben el centro de saciedad de nuestro cerebro, lo que nos hace sentirnos con hambre a pesar de haber comido.

 

Además, alteran la producción de proteínas, dentro de estas la insulina y su receptor, las cuales al estar alteradas favorecen a que no funcionen bien, y esto se conoce como resistencia a insulina (lo que termina en prediabetes).

 

La insulina es una hormona con múltiples funciones y su falta de acción, por resistencia a la misma, conlleva alteraciones metabólicas. La insulina favorece el uso de azúcares (falta de función= elevación de azúcar), incrementa el uso y almacenamiento de grasas (falta de función= alteración de grasas en sangre) y favorece la función muscular de los vasos sanguíneos (falta de función= hipertensión arterial).

 

Como podemos observar, la resistencia a la insulina, producto de la obesidad es la que en mayor medida origina el SM, y es por este motivo que una de las piedras angulares del tratamiento es el cambio en el régimen de alimentación.

Acciones para su prevención y manejo

-Cambio en la dieta: el tener un régimen de alimentación adecuado es una de las mejores medidas, con una cantidad de calorías y distribución de los nutrientes adecuadas para la edad, sexo y actividad física; para esto un nutriólogo es el mejor aliado.

 

-Disminuir los azúcares simples: es imposible no comer cosas dulces, sin embargo sí se puede reducir su frecuencia y cantidad de consumo, así como no comerlas por la noche, pues hay menos uso de energía por el sueño; sin embargo recomiendo intentar eliminar de la dieta el consumo de jugos, cereales de caja y yogures bebibles de sabor. El refresco puede ser intercambiado por uno cero calorías, y consumirlo moderadamente.

 

-Realizar ejercicio aeróbico: actividades como caminar, trotar, correr, nadar y andar en bicicleta, por 60 minutos diarios, ayudan a mejorar la sensibilidad de la insulina, perder peso y disminuir el estado de estrés. Todo esto favorece a la pérdida de peso y mejora las alteraciones metabólicas.

 

-Valoración médica: en caso de presentar obesidad, la persona debe de ser valorada por un médico especialista (médico internista, pediatra, endocrinólogo) para hacer un escrutinio de salud que detecte componentes del SM, y de ser necesario dar tratamiento con medicamentos.

 

Dr. Gustavo Fco. Bobadilla Olaje

Endocrinología pediátrica

Cédula Profesional 6566995

Cédula Especialidad 09654371


Más del autor

El crecimiento en niños

¿Ser “bajito” amerita atención médica? Una valoración profesional ayudará a determinarlo, pues puede tratarse de una enfermedad o ser el avis...

Alteraciones endócrinas

El tratamiento contra la neoplasia puede ocasionar efectos secundarios que pueden repercutir en la vida de la persona a largo plazo.

Producto de un dulce problema

En la actualidad cada vez está más de moda escuchar sobre este malestar que afecta a la salud y que puede tener graves consecuencias; sin embargo la...

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00