Compartir nota:

Sordera y uso de aparatos auditivos

Se le llama discapacidad auditiva a la restricción en la función auditiva por alteraciones en oído externo, medio, interno o nervio auditivo, que limita la capacidad de comunicación. A la persona que no puede escuchar se le dificulta detectar la fuente sonora, batalla para identificar el habla o los sonidos de la naturaleza, no puede seguir una conversación y, en muchas ocasiones, escucha sonidos, pero no comprende lo que le están diciendo. Estas pérdidas repercuten en el desarrollo de las habilidades del pensamiento, en la conducta y en el desarrollo social y emocional, así como, en el desempeño escolar y laboral.

La sordera o hipoacusia se puede clasificar por grados en superficial, media, severa o profunda, según la intensidad que debe tener el sonido para alcanzar a ser escuchado.

 

Una detección necesaria

La identificación de una pérdida auditiva por medio de estudios especializados permite dar el tratamiento adecuado para cada individuo, ya sea por medio de fármacos o cirugía, o bien, por medio de amplificación auditiva, con auxiliares auditivos o implante coclear.

En niños menores de 3 años, los estudios audiológicos incluyen las emisiones otoacústicas o tamiz auditivo, la timpanometría y los potenciales evocados auditivos de tallo cerebral. Después de los 3 años de edad, ya que el paciente puede cooperar, se agrega al protocolo de diagnóstico la audiometría y logoaudiometría.

El tratamiento depende del tipo de sordera, causa, grado, de la edad del paciente y de su desarrollo del lenguaje. Interviene el médico especialista en Audiología y Foniatría, el Otorrinolaringólogo, así como el Terapeuta de Lenguaje.

 

Auxiliares auditivos

Son dispositivos electrónicos que amplifican y ecualizan los sonidos para dar una mejor calidad de la audición. Los auxiliares auditivos varían considerablemente en tamaño y funciones, acorde al grado de pérdida auditiva. Los auxiliares auditivos digitales cuentan con un microprocesador que permite producir un sonido de excelente calidad en un espacio extremadamente pequeño.

Los auxiliares auditivos retroauriculares, que se colocan detrás de la oreja, son los más utilizados. Requieren del uso de un molde que sujetará el auxiliar y llevará el sonido hacia el interior del oído. Estos moldes están hechos a la medida de cada paciente, pueden ser de silicón o de acrílico. Es muy importante recordar que los auxiliares deben ser adaptados por un médico audiólogo, ya que deben programarse acorde a las características de audición de cada paciente.

En los niños, se debe iniciar la estimulación auditiva por medio de auxiliares auditivos de manera inmediata, para promover un óptimo desarrollo del lenguaje oral, de su capacidad de aprender, para la inclusión social y educativa.

 

Implante coclear

En caso de que los auxiliares auditivos no sean suficientes para escuchar los sonidos del lenguaje, se considera el implante coclear, un dispositivo electrónico de alta tecnología que proporciona la sensación de audición. Sustituye la función de las células dañadas del oído interno proporcionando un estímulo eléctrico previamente procesado que es interpretado por el sistema nervioso como una señal auditiva.

Se compone por dos partes: una interna y una externa. La interna está formada por una placa receptora y unos electrodos que se introducen en el oído interno por medio de cirugía. La parte externa está compuesta por el procesador de sonido, los micrófonos y el sistema de baterías. El procesador del implante coclear se activa un mes después del procedimiento quirúrgico y debe ser programado periódicamente por el médico audiólogo acorde a la evolución del paciente.

 

Terapia de lenguaje

El método auditivo-verbal busca que los niños aprendan a escuchar, es decir, a detectar, discriminar, identificar y comprender los sonidos ambientales y del habla; así es como aprenderán a hablar y comprender el lenguaje.

El éxito de los dispositivos electrónicos se da en la programación del dispositivo por el médico audiólogo y en una adecuada rehabilitación auditiva por medio de un terapeuta.

 

Dra. Olivia Paola Millán Gianini

Audióloga, Foniatra y Otoneuróloga

Celular: (662) 213 7990

Cédula Profesional: 7062723

Cédula Especialidad: 8475671


Más del autor

Sordera y uso de aparatos auditivos

Los problemas auditivos pueden presentarse desde el nacimiento y provocar alteraciones en el lenguaje si no se detectan a tiempo

Actúe hoy por su salud

Tamiz auditivo neonatal. Este procedimiento representa el primer paso para la detección oportunidad de sordera, por lo que brinda grandes ventajas a ...

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00