Compartir nota:

El crecimiento en niños

La estatura de los hijos es algo que siempre preocupará a los padres, y no sólo eso, pues también es un tema de suma importancia para los propios niños. Una talla adecuada es sinónimo de buena salud.

 

El crecimiento depende de dos grandes factores: los propios del individuo (intrínsecos), de los cuales la genética es el principal en un 80% y lo hormonal sólo 5%, y de factores externos al individuo (extrínsecos), mismos que determinan el 15% de la talla final y son el medio ambiente (intra y extra uterino), la alimentación, el sueño, el afecto y otros.

 

Cualquiera de lo antes mencionado que se vea afectado durante el período de crecimiento, va a tener como consecuencia talla baja, y como se trata de algo dinámico, aquellos centímetros perdidos durante el proceso, no se recuperan.

 

Como hemos comentado, la genética determina la mayor parte de la talla en un individuo, y esta viene heredada por los padres, por tanto la talla final de un niño está determinada por la de sus progenitores.

 

Mediante un cálculo de acuerdo a la talla de los padres, se puede obtener la final estimada, conocida como talla blanco familiar. De acuerdo a esto, podemos determinar si un niño crece, o no, de acuerdo a la talla que sus padres le heredan.

 

Para hablar de talla baja tenemos varios criterios a revisar: crecer por debajo de la centila 3, que mida dos desviaciones estándar por debajo para su edad y sexo de acuerdo a la población general, que su velocidad de crecimiento esté disminuida, o medir 1.5 desviaciones estándar por debajo para su talla blanco familiar.

 

Todo esto en el lapso de un año, donde se corrobore que no exista una enfermedad que provoque la talla baja y que el niño se encuentre con adecuado estado de nutrición.

 

Es muy importante realizar una historia clínica completa, con los antecedentes del menor, los antecedentes de la familia, su estado de desarrollo y crecimiento, así como antecedentes de enfermedades, ya que en algunos casos hay patrones de crecimiento que son normales (variantes normales del crecimiento) y no son propiamente un problema.

 

 

Una vez se tenga el diagnóstico de talla baja se debe determinar el origen de esta, y de acuerdo a ello y a las características físicas y del desarrollo del paciente, se planea el manejo más adecuado para el niño.

 

Existen múltiples manejos para talla baja (médico y quirúrgico), sin embargo estos varían de acuerdo a las diferentes causas, por lo tanto debe de ser individualizado; cabe destacar que, en algunos casos, los manejos actuales no dan ningún beneficio en la talla final del paciente.

 

El manejo con hormona de crecimiento es el más común usado en paciente con talla baja, sin embargo tiene indicaciones muy específicas como son: deficiencia de hormona de crecimiento, insuficiencia renal crónica en manejo, síndrome de Turner, síndrome de Prader-Willi, niños pequeños para la edad gestacional que no recuperaron talla, deficiencia de gen SHOX, síndrome de Noonan y talla baja idiopática.

 

Si bien la talla baja puede ser una enfermedad como tal, también puede ser un signo clínico que avise de otras enfermedades en nuestros niños, por eso toda sospecha de talla baja o detención del crecimiento debe ser valorada por el médico pediatra y el endocrinólogo pediatra para detectar cualquier problema a tiempo.

 

Requieren valoración de talla baja todo niño que presente: detención del crecimiento, nacer pequeño para la edad gestacional y no recuperar talla normal para los 2 años de edad, talla baja con obesidad, talla baja con retraso en la aparición de caracteres sexuales secundarios, talla baja sin menarca a los 14 años en niñas, ser más pequeño que los hermanos menores, infantes con diagnóstico de síndrome con talla baja (Turner, Prader-Willi, Silver-Rusell, Noonan y otros),e incluso el sólo hecho de sospecha amerita vigilar su crecimiento por al menos seis meses a un año.

 

Recordemos que el crecimiento es un proceso fundamental en los niños que tendrá repercusiones sociales e incluso clínicas y biológicas en la edad adulta. Un diagnóstico a tiempo y un manejo adecuado pueden permitir un buen pronóstico de talla en los niños.

 

Dr. Gustavo Fco. Bobadilla Olaje

Endocrinología pediátrica

Cédula Profesional 6566995

Cédula Especialidad 09654371


Más del autor

El crecimiento en niños

¿Ser “bajito” amerita atención médica? Una valoración profesional ayudará a determinarlo, pues puede tratarse de una enfermedad o ser el avis...

Alteraciones endócrinas

El tratamiento contra la neoplasia puede ocasionar efectos secundarios que pueden repercutir en la vida de la persona a largo plazo.

Producto de un dulce problema

En la actualidad cada vez está más de moda escuchar sobre este malestar que afecta a la salud y que puede tener graves consecuencias; sin embargo la...

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00