Compartir nota:

La enseñanza de la comida

Una buena educación nutricional viene del proceso por el cual las actitudes, creencias, influencias y conocimientos correctos, nos conducen al establecimiento de hábitos alimentarios fundados científicamente acordes a las necesidades individuales.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que en el año 2008 existían en el mundo más de 200 millones de hombres y 300 millones de mujeres con obesidad. Este dato era muy alarmante, pero más lo fue en el 2012: en esa fecha más de 40 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso. En 2016, tres de cada 10 adolescentes y siete de cada 10 adultos padecían obesidad.

 

¿Qué nos sucede actualmente? ¿Falta información sobre qué es una alimentación adecuada? ¿No nos interesa saber en qué consiste educarnos en el tema? ¿Existe publicidad engañosa en la comida rápida o no estamos dispuestos a dejar de consumirlos? ¿En realidad necesitamos toda esa gama de proteínas sintéticas para aumentar los músculos?

 

En fin, son muchas las interrogantes que pudieran estar relacionadas con estos alarmantes datos.

 

Educarse para comer

Una correcta educación nutricional se enfoca en cambiar hábitos alimenticios, estilos de vida saludables, fomentar el ejercicio y quitar el sedentarismo, pero sobretodo se requiere concientización.

 

En la actualidad, la influencia de nuevos estilos de vida nos conduce a modificar hábitos no saludables o conductas erróneas alimentarias, que no ayudan para prevenir diferentes y variados padecimientos.

 

Ejemplo, la mayoría de las personas no sabe cuáles son los nutrientes esenciales, no conoce qué requerimiento calórico diario necesita, cuál es la ingesta mínima y máxima de alimentos que debe de tener, ni qué clase de ejercicio es el que debe de realizar y por cuánto tiempo.

 

Quererse es cuidarse

Sobre todo, hay que considerar que también desconocemos la correcta preparación de los alimentos, la adecuada combinación y la variedad que de ellos existe. Aún peor, existe una marcada y desaprobada aceptación por alimentos que más nos benefician.

 

La nutrición es importante para todos; hay que recordar que lo que comemos nos ayuda o nos perjudica, pues influye en nuestro sistema inmunitario, así como en nuestro estado de ánimo y niveles de energía, pero todavía más en nuestra salud.

 

Por lo tanto, debo recalcar que uno de los aspectos que contribuyen a mantener la salud, es la alimentación adecuada, y no hablo de adecuarla a nuestras prisas, ayunos prologados, ausencias de cena o comidas rápidas, sino a una alimentación balanceada.

 

Consejos para el hogar

• Establezca horarios fijos para los alimentos

• Acostumbre que las comidas sean en familia

• Organice el tiempo para que puedan comer con calma

• Evite discusiones o regaños a la hora de comer

• Varíe los colores, texturas, sabores y formas de los platillos

• Incluya siempre frutas y verduras en cada comida

• Procure no consumir jugos industrializados y comida rápida

• Tenga una buena higiene al preparar los alimentos

• Laven sus manos antes de comer

• Enseñe siempre con el ejemplo

 

Fuente: Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)

 

Dr. María Elena Astorga Dávila

Especialidad en alimentación, nutrición, enfermedades metabólicas y obesidad

Celular: (6622) 76-01-91

Cédula Profesional: 957859


Más del autor

La enseñanza de la comida

Para lograr un bienestar integral, necesitamos llevar una dieta saludable que permita que nuestro organismo funcione con mayor armonía.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00