Compartir nota:

Más y mejores cuidados

Esta tendencia actual en la que buscamos de nuevo recuperar buenos hábitos saludables nos ha llevado a retomar la actividad física como parte de nuestra vida diaria. Cada vez más personas buscan diferentes maneras de hacer ejercicio de acuerdo a las posibilidades de tiempo, edad, persona y preferencias.

Afortunadamente hay variedad en nuestra región, desde deportes que jugamos de niños como beisbol, basquetbol, futbol, y otros, hasta otras actividades recreativas como el ciclismo de ciudad, senderismo, salir a caminar y más.

Hay otro grupo de personas que realizan ejercicio intenso: ciclismo de ruta, corredores, crossfit y quienes entrenan de esta manera en el gimnasio.

No hace falta demostrar toda la evidencia que existe sobre la importancia y ventajas de la actividad física regular en la población general, con más razón en el género masculino. Los efectos benéficos, en cuanto a prevención, abarcan el evitar enfermedades cardiovasculares, crónico degenerativas (como diabetes, hipertensión y dislipidemia), cáncer de colon, reducción del síntomas de osteoartritis, mantenimiento del índice de masa corporal para reducir obesidad… En fin, todas las ventajas que debe de tener alguien que quiere mejorar su salud.

Pero, ¿qué tan peligroso puede ser el ejercicio? Sabemos que han pasado eventos adversos en personas que se ejercitan, que han llegado a fallecer por muerte súbita al practicar su deporte.

 

Regularmente moderados

Un factor muy importante es la constancia. Sabemos que las personas que más riesgo tienen de tener estos eventos adversos son quienes no practican ejercicio regular, y de repente lo practican sólo los fines de semana o eventualmente de forma intensa.

Si a esto le agregamos 40 años de edad y antecedentes de riesgo (como obesidad, diabetes, hipertensión, tabaquismo o antecedentes familiares de enfermedades cardiacas) es una receta para el desastre.

Otro tema es la intensidad del ejercicio. Si una persona hace ejercicio de baja intensidad, la probabilidad de una complicación es muy baja, pero el beneficio cardiovascular es igual muy poco. Si el ejercicio es moderado, como se recomienda de 30 minutos diarios, cinco a seis días por semana, el beneficio se obtiene a un riesgo bajo de tener arritmias, muerte súbita o un infarto; de ahí la importancia de ser constantes y disciplinados.

Para quienes realizan ejercicio intenso en gimnasio, corren largas distancias, son ciclistas de ruta, crossfit y otros más, tienen que haber sido valorados previamente por un médico especialista (internista o cardiólogo) para hacer una valoración cardiovascular.

Además de esto, también se recomienda realizarse una prueba de esfuerzo para valorar la respuesta cardiovascular del cuerpo al ejercicio a su máxima intensidad. Se deben de incluir estudios de laboratorio para ver glucosa, colesteroles y la toma de presión arterial, un electrocardiograma y una radiografía de tórax.

Sumado a esto, hay que hacer una historia clínica con preguntas específicas de antecedentes de muerte súbita en la familia y enfermedades cardiovasculares.

 

Hagámoslo común

Si usted desea empezar un programa de ejercicio, no espere al mejor momento para hacerlo. Nunca lo habrá y los pretextos serán mucho más fáciles que tomar la decisión. Solamente y sin pensarlo, programe en su teléfono una alarma, ponga un recado, hágase un recordatorio y salga o súbase a la caminadora (o bicicleta estacionaria), y dedíquese 30 minutos diarios.

Si su condición física es mala, inicie con 20 minutos diarios y suba cinco minutos cada semana hasta llegar a los 30 o 45 minutos. Los primeros tres a cinco minutos camine despacio para calentar, los siguientes 20 a 30 minutos con paso o pedaleo constante sintiendo el calor del ejercicio, que pueda mantener una conversación, sin faltar el aire o cansarse, y los últimos tres a cinco minutos de enfriamiento al caminar más despacio hasta concluir.

Nunca termine súbitamente de ejercicio intenso sin enfriar o calentar, ya que aumenta el riesgo de complicaciones. Esté atento a su cuerpo y piense durante el ejercicio lo bien que le está haciendo y por qué lo hace, por su salud, que es un excelente beneficio y que no es algo obligatorio. Si durante el ejercicio presenta falta de aire, fatiga súbita o que no tenía previamente, mareo, opresión en el pecho, o desea detenerse por otro malestar, hay que acudir al médico.

Esperemos hacer de esta tendencia al ejercicio algo más que una moda y que sea algo común en nuestra región, tan común como comer carne asada o disfrutar de los Naranjeros de Hermosillo.

 

 

Antes de ejercitarse

Para evitar eventos adversos a la hora de hacer ejercicio, lo mejor es considerar los siguientes factores.

• Constancia. Procure que la actividad física sea regular y no eventualmente de forma intensa, pues esto aumenta el riesgo.

• Intensidad. Lo mejor es la moderación, así disminuyen las probabilidades de arritmias, muerte súbita o infarto.

• Valoración. En caso de ejercicio intenso, asista con un médico especialista para evaluar su estado actual de salud.

 

 

Listos para comenzar

Si su condición física no es muy buena, puede comenzar a caminar, o con una bicicleta estacionaria, y considerar los siguientes consejos: • Inicie con 20 minutos diarios; suba cinco minutos más cada semana hasta llegar a los 30 o 45.

• Dedique los primeros tres o cinco minutos a caminar despacio para preparar su cuerpo al ejercicio.

• Camine o pedalee constantemente por 20 o 30 minutos, lo ideal es que no le falte el aire o se canse.

• Baje el ritmo; los últimos tres o cinco minutos disminuya gradualmente el paso hasta concluir.

 

Dr. Iván Serna Santamaría

Cardiólogo con subespecialidad en rehabilitación cardiaca
Centro de diagnóstico cardiovascular y rehabilitación cardiaca

Mateo Ramírez 24, Col. Constitución.

Teléfono: (662) 215-79-25

Cédula Profesional: 3909560
Cédula Especialidad: 5212185


Más del autor

Mitos de la salud cardiovascular

Dejemos atrás esas falsas creencias de salud que escuchamos de alguien más sin fundamento; las siguientes desmitificaciones serán muy útiles para ...

Más y mejores cuidados

Como médicos queremos que las personas hagan ejercicio, pero que sea una actividad segura en todos los aspectos; por eso, lo mejor es seguir algunas ...

Enseñemos a ser saludables

Cuando hablamos de invertir en bienestar, el ejemplo de los padres es imprescindible: eduquemos a nuestros hijos a comer sano y realizar ejercicio al ...

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00