Compartir nota:

En atención al riesgo

Geográficamente, las estadísticas indican que anualmente donde más se presenta el cáncer de pulmón (CP) es en Asia, Centroamérica y parte de Sudamérica. En cuanto a nuestro país, en México es una de las principales causas de muerte.

Hay dos tipos de cáncer de pulmón: el de células pequeñas y el pulmonar de células no pequeñas. El cáncer de células pequeñas tiene una mayor mortalidad y resistencia a los tratamientos; en este tipo hay una alta agresividad en su desarrollo y alta mortalidad.

El cáncer de pulmón células no pequeñas (CPCNP) es el responsable del 85 al 90% de los tipos de cáncer en el pulmón, y se subdivide en tres formas histológicas según su celularidad: carcinoma de células escamosas, carcinoma de células grandes y adenocarcinoma, este último es el más común en cuanto a presentación.

Existen diferentes factores de riesgo para la presentación de cáncer de pulmón, pero el 90% de los casos de CPCNP se relacionan al tabaquismo; hay otros riesgos multifactoriales que incluyen los carcinógenos ocupacionales y la genética del individuo.

En las personas que tienen mayor exposición al tabaco, el riesgo incrementa para la presentación de cáncer de pulmón, de igual manera en quienes fuman una mayor cantidad de cigarrillos al día, lo cual incrementa paulatinamente la posibilidad de cáncer de pulmón a lo largo de su vida.

Por esto las personas con mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón son aquellos que iniciaron a muy temprana edad a fumar, que consumen una mayor cantidad de cigarrillos al día, que cuentan con más tiempo de exposición y que tienen familiares directos de pacientes con cáncer de pulmón.

Otros carcinógenos que tienen relación con esta enfermedad son el radón, el cual es un gas liberado en la degradación del uranio, que se puede encontrar en el subsuelo y se libera por evaporación; y el asbesto, el cual es un carcinógeno ambiental ampliamente conocido por su relación con la enfermedad neoplásica llamada mesotelioma.

El asbesto se suele localizar en el material utilizado para la construcción de barcos, en sitios de aislamiento en tuberías, así como en empresas textiles, por lo que son los trabajadores de estas áreas los más afectados.

 

Punto clave: no fumar

La prevención de cáncer de pulmón se puede manejar de manera primaria, en la cual el fomento es al no tabaquismo ya que, si bien el 90% de los casos de CP se relacionan con este, el no fumar o no estar en contacto con personas fumadoras disminuye, importantemente, la posibilidad de contraer esta patología.

La prevención secundaria es aquella en la que implementaríamos programas para dejar de fumar o detectar de manera temprana la enfermedad.

El cáncer de pulmón se agrupa por etapas de acuerdo al estado actual de la enfermedad al momento de su detección; la clasificación más utilizada es TNM, en la que se agrupa el tamaño del tumor, así como el sitio de los ganglios del organismo que están afectados, y si hay enfermedad en otro sitio que no sea el mismo pulmón (metástasis).

 

Terapias individualizadas

En las etapas I y II el tratamiento de primera línea o elección, siendo curativo, es la cirugía pulmonar, que consiste en realizar una resección de una porción de pulmón, llamada lóbulo, así como la extracción de ganglios en el mediastino.

Este tipo de cirugía se llama lobectomía cuando se realiza sólo la resección de una porción del pulmón, y neumonectomía cuando se extrae el pulmón por completo; ambos procedimientos pueden ser realizados por cirugía de mínima invasión, misma que recibe el nombre de toracoscopia cuando es realizada por un cirujano de tórax entrenado en este tipo de procedimientos.

La toracoscopia en una cirugía segura y efectiva, y que permite una recuperación más satisfactoria, con menos dolor y menor limitación para la actividad física diaria; en aquellos pacientes que no son candidatos para toracoscopia, la cirugía pulmonar convencional ofrece el mismo grado de curación, sólo que la recuperación es de manera más paulatina.

Para las etapas III y IV el rol de la cirugía es más limitado, pero tiene beneficios, ya que con ella se puede realizar muestreo del tumor, en el que los nuevos estudios de genética del tipo de cáncer permiten realizar terapias individualizadas para ese tipo de células malignas.

 

Los síntomas

En general, el cáncer de pulmón no produce síntomas en los estadios más tempranos; usualmente, se presentan sólo cuando la enfermedad está avanzada. Algunos de estos son: • Tos reciente que no se va

• Cambios en la tos crónica

• Tos con sangre, incluso en pequeñas cantidades

• Dificultad para respirar

• Dolor en el pecho, huesos y/o cabeza

• Silbido al respirar

• Ronquera

• Pérdida de peso sin proponérselo

Fuente: Mayo Clinic

 

Dr. Primo Armando De la Rosa Aguirre

Cirugía de tórax en adultos y niños

Centro Médico del Río. 3er Piso, Módulo G. 83270

Teléfonos: (662) 213-17-17 y (662)213-20-90

Celular: (6624)30-29-05

Cédula Profesional: 4985284

Cédula Especialidad: 09108978


Más del autor

Acciones contra la sudoración

El sudar es una respuesta normal de nuestro sistema para regular la temperatura corporal cuando hay un aumento de la misma, pero ¿qué pasa cuando su...

En atención al riesgo

Existen múltiples enfermedades que afectan la vía respiratoria, las cuales van desde procesos infecciosos hasta neoplasias, de estas últimas el cá...

Contra la sudoración excesiva

Esta alternativa quirúrgica, que se considera rápida y segura, ayuda a quienes padecen este problema.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00