Compartir nota:

Para sentir el bienestar

Los seres humanos somos quizá la única especie que ha cambiado su alimentación por una dieta para la cual no estamos adaptados. Esto le ha provocado trastornos fisiológicos que son las principales causas de muerte, tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo.

 

Sólo los países más pobres tienen en las enfermedades infecciosas, la principal causa de muerte. En la medida que un país logra algo de desarrollo económico, pronto más de sus ciudadanos morirán por mala elección de alimentos, que por la falta de estos.

 

Resulta paradójico que los sapiens, siendo la especie más inteligente, no hayamos podido al menos conservar la calidad de la dieta del largo período que vivimos como nómadas. Ahora sabemos, por estudios antropológicos, la forma en que vivían y se alimentaban nuestros antepasados en ese largo período llamado también prehistoria. Más aún, sabemos cómo adaptar esa dieta ancestral a nuestra forma de vida actual, incluso al incorporar hábitos alimenticios que nos permitirían vivir más años con una salud plena.

 

Los investigadores y especialistas en este tema, establecen que la alimentación correcta y el ejercicio, nos ayudan a estar saludables. Las bases para lograrlo se encuentran en la selección de los alimentos, y en rutinas de ejercicio que nos mantengan en plenitud física. Todo esto es posible adaptarlo sin importar la actividad que realicemos. Tanto los alimentos adecuados, como los sitios para ejercitarnos, se encuentran al alcance de nuestra mano.

 

Las tiendas de autoservicio, mercados y clubes de mayoreo suelen ofrecernos una gran variedad de comestibles, incluso los que son adecuados para nuestra nutrición.

 

 

La fórmula es sencilla: haga de las frutas y las verduras frescas su mayor fuente de calorías. Complete su alimentación con leguminosas y gramíneas cocinadas, sin adición de saborizantes que suelen estar cargados de sodio principalmente.

 

Limite su ingesta de productos cárnicos. La bebida que debe de usar con mayor frecuencia es simplemente agua. Consulte con un nutriólogo la cantidad de calorías que requiere, y la proporción de macro ingredientes, con base a los alimentos a incluir.

 

La lista de las cosas que no debemos comer, o deberíamos al menos limitar, contiene, justamente, la mayor cantidad de calorías que consumimos. Sin embargo, las razones fisiológicas y tecnicismos que en ocasiones se utilizan, muchas veces no son claras.

 

En ocasiones, se eligen los alimentos según las tradiciones familiares. Por creencias adquiridas, se agregan o eliminan comidas, sin que estas sean necesariamente adecuadas para su salud.

 

 

La vida sedentaria actual nos viene, primeramente, del desarrollo de la agricultura, con lo cual los humanos pudieron establecerse en comunidades fijas. Posteriormente, debido a la revolución industrial, que nos libró de tareas manuales y permitió la producción intensiva de alimentos, entre otras muchas cosas.

 

Sin embargo, a pesar del bombardeo publicitario que nos induce a comer alimentos procesados y chatarra, es posible, con un poco de disciplina, entrenar nuestro gusto por alimentos adecuados a nuestra salud. La otra alternativa es engrosar la estadística de personas con sobrepeso y obesidad (México es el número uno en estos indicadores), y con ello sufrir los padecimientos crónicos degenerativos ligados a esta condición.

 

Los medicamentos poco hacen ante esos padecimientos cuando el paciente insiste en mantener malos hábitos alimenticios. En estos casos, el médico tiene la efectividad de un cantinero bondadoso, al aconsejar a un bebedor asiduo: lograr que el sujeto se vaya a su casa y no se meta en más problemas por hoy. La degeneración crónica continúa, a pesar de los medicamentos, y el bebedor llega de nuevo al bar.

 

El mensaje es: ¡reaccionemos! La tarea es de nosotros. Tenemos que acudir a centros de salud y evaluar nuestros indicadores de vida.

 

Biol. Julio Alfonso Figueroa López

Acuicultura sustentable

Cédula Profesional: 8593594


Más del autor

Estadísticas que exhiben

Los números no mienten. En México hemos tomado malas decisiones sobre nuestra dieta y necesitamos combatir ese problema a la brevedad posible.

Salud, herencia ancestral

Nuestros antepasados nos heredaron un estilo de vida activo y una nutrición que debe satisfacer requerimientos fisiológicos específicos. Analicemos...

Para sentir el bienestar

Hoy es el mejor momento para decidirnos a ser más saludables: una correcta alimentación, el ejercicio y la asistencia profesional son puntos clave.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00