Compartir nota:

Deje que su cuerpo lo guíe

Si tiene resfriado pero no presenta fiebre, por lo general, puede realizar actividad física de leve a moderada. El ejercicio incluso podría hacer que se sienta mejor porque abre las fosas nasales y alivia temporalmente la congestión nasal.

 

Como pauta general para el ejercicio y la enfermedad, tenga en cuenta lo siguiente:

El ejercicio generalmente está bien si todos tus síntomas están “del cuello para arriba”. Estos signos y síntomas comprenden los que podría tener con un resfriado, tales como moqueo, congestión nasal, estornudos o dolor de garganta leve.

 

Considere la posibilidad de reducir la intensidad y la duración del ejercicio. En lugar de salir a correr, por ejemplo, haga mejor una caminata.

No realice ejercicio si los signos y síntomas están “por debajo del cuello”, por ejemplo, si tiene congestión de pecho, tos seca o malestar estomacal.

A su vez, tampoco se recomienda que haga ejercicio si tiene fiebre, fatiga o dolores musculares generalizados.

 

Deje que su cuerpo lo guíe. Si se siente mal, descanse. Tomarse algunos días de descanso del ejercicio cuando se siente mal no debería afectar su desempeño. Reanude gradualmente su rutina normal de ejercicio a medida que empiece a sentirte mejor. Consulte con su médico si no está seguro de si está bien que haga ejercicio.

 

Si decide hacer ejercicio cuando está enfermo, reduzca la intensidad y la duración del ejercicio. Si intenta hacer ejercicio con la intensidad normal cuando tiene más que un simple resfriado, se arriesga a sufrir una lesión o una enfermedad más grave.

 

Conociendo al enemigo

Aunque muchos tipos de virus pueden causar un resfriado común, los rinovirus son la causa más común.

 

El virus del resfriado entra al cuerpo a través de la boca, ojos o nariz. El virus se puede propagar a través de gotas en el aire cuando alguien que está enfermo tose, estornuda o habla.

 

También se propaga por el contacto de manos con alguien que ha tenido un resfriado o al compartir objetos contaminados, como utensilios, toallas, juguetes o teléfonos. Si se toca los ojos, la nariz o la boca después de dicho contacto o exposición, es posible que contraiga un resfriado.

 

Motivos de riesgo

Estos factores pueden aumentar sus posibilidades de contraer un resfriado:

 

•Edad. Los niños menores de seis años tienen un mayor riesgo de contraer un resfriado, especialmente si pasan tiempo en guarderías.

 

•Un sistema inmunitario débil. Tener una enfermedad crónica o un sistema inmunitario débil aumenta el riesgo.

 

•La época del año. Tanto los niños como los adultos son más susceptibles a los resfriados en otoño e invierno, pero puede contraer un resfriado en cualquier momento.

 

•Fumar. Es más probable que contraiga un resfriado y que sea más grave si fuma.

 

•Exposición. Si está rodeado de muchas personas, como en la escuela o en un avión, es posible que esté expuesto a virus que causan resfriados.

 

Aspectos de prevención

No hay una vacuna para el resfriado común, pero puede tomar precauciones para reducir la propagación de los virus del resfriado:

 

•Lavado de manos. Lávese las manos con frecuencia con agua y jabón, y enséñele a sus hijos la importancia de hacerlo. Si no tiene agua y jabón a la mano, use un desinfectante para manos a base de alcohol.

 

•Desinfecte sus cosas. Limpie las superficies de la cocina y el baño con desinfectante, especialmente cuando alguien en su familia esté resfriado. Lave los juguetes de los niños periódicamente.

 

•Utilice pañuelos. Estornude y tosa en los pañuelos. Tire los pañuelos usados de inmediato, luego lávese bien las manos.

 

•Enséñeles a los niños a estornudar o toser en la parte interna del codo cuando no tengan un pañuelo. De esa forma cubren su boca sin usar las manos.

 

•No comparta. Evite el uso compartido de vasos o utensilios con otros miembros de la familia. Use su propio vaso o vasos desechables cuando alguien más esté enfermo. Etiquete la taza o el vaso con el nombre de la persona resfriada.

 

•Aléjese de los resfriados. Evite el contacto cercano con cualquier persona que haya estado resfriada.

 

•Elija la guardería de sus hijos inteligentemente. Busque una guardería con buenas prácticas de higiene y políticas claras sobre mantener a los niños enfermos en casa.

 

•Cuídese. Comer bien, hacer ejercicio y dormir lo suficiente, además de controlar el estrés, puede ayudarlo a mantener lejos los resfriados.

 

Mayo Clinic


Más del autor

Deje que su cuerpo lo guíe

¿Se puede hacer ejercicio si se está enfermo? Esta es una duda muy común que los expertos nos responden a continuación.

Más que estética, cuestión de salud

Tener peso extra, puede ser peligroso. Conozca por qué esta grasa ocasiona algunos riesgos de salud en hombres y qué puede hacer para perder los kil...

Para exhalar el dolor

Con estas sencillas sugerencias, los niños, y usted mismo, podrán relajarse y mejorar su bienestar.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00