Compartir nota:

Sin miedo a vacunarse

Una de las mejores medidas preventivas para evitar las infecciones en la temporada de invierno, además de las medidas higiénicas, es vacunarse todos los años contra la influenza, así nos protegemos todos de la enfermedad al reducir las probabilidades de contagio.

 

Como recordatorio, la influenza es una infección respiratoria viral, generalmente evoluciona a formas graves, lo que puede llevar a la hospitalización y hasta la muerte. Sus síntomas pueden incluir fiebre alta, escalofríos, tos, dificultad para respirar o sensación de falta de aire, dolor de garganta, secreción nasal o congestión nasal, dolor del pecho, dolores musculares o corporales, dolores de cabeza, y fatiga. Además, puede generar nauseas, vómitos o diarrea. Hay que considerar que los síntomas de resfriado común generalmente son más leves y no resultan en serios problemas de salud.

 

El modo de transmisión va de persona a persona, al hablar, al toser, por estornudar o simplemente por ponerse en contacto con las gotas del flush de una persona infectada que se generan al toser o estornudar, o el tocar algún objeto contaminado con ellas, y posteriormente tocarse la boca o la nariz. El diagnostico será clínico, y ante la sospecha, la confirmación puede hacerse con pruebas rápidas de laboratorio.

 

Cada año, la campaña de vacunación para nuestro país inicia en octubre, para éste 2017 la campaña será intensificada en noviembre. Al acudir a cualquier centro de salud, unidad de medicina familiar u hospital público, se puede recibir la vacuna de forma gratuita, a partir de los seis meses de edad y que no tengan contraindicaciones.

 

Un bien para todos

La vacunación contra influenza tiene muchos mitos y crea muchos miedos en las personas, pues hay información por todas partes, pero debemos saber que lo que leemos no siempre es cierto.

 

Tratemos de buscar siempre fuentes confiables de información en salud. En el 2017, se publicó un estudio en Pediatrics (una revista internacionalmente reconocida), que fue la primera en demostrar que la vacunación reduce de forma significativa la muerte por influenza en los niños.

 

Siendo así, cuantas más personas se apliquen la vacuna, más personas estarán protegidas contra la enfermedad. No es exclusiva para cierta edad, ni para ciertos grupos de personas, es para todos. Obviamente, dentro de la población, se han identificado personas más vulnerables a sufrir complicaciones graves por la infección, como son los niños con antecedente de prematurez, los niños menores de cinco años, los adolescentes o adultos con afecciones de salud como diabetes u obesidad, el personal que trabaja en unidades de salud, las mujeres embarazadas y los adultos mayores.

 

Para la temporada de influenza 2017-2018, los CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos) reiteran la recomendación para todas las personas de aplicarse la vacuna antinfluenza por vía intramuscular.

 

Recordemos que continuamente las vacunas se encuentran bajo investigación. Por lo tanto, la vacuna se crea para que la protección que brinda se adapte a los virus que circulan actualmente y contra los virus que, según predicciones, serán los más comunes durante el periodo.

 

Las autoridades en salud en México prevén que esta temporada, en la mayor parte de las entidades, predomine el virus con un comportamiento más agresivo, esperando que la influenza tipo A (H1N1) sea la más común.

 

Innovación en su tecnología

Tradicionalmente la vacuna era obtenida a base del embrión de pollo (huevo fecundado de gallina), pero en esta temporada 2017-2018, se aprobó por primera vez en el Hemisferio Norte, se utilice una vacuna a base de células, es decir, al cultivar el virus en células animales (mamíferos), y no en el huevo de gallina.

 

En varios países europeos ya habían sido aprobadas este tipo de vacunas. La diferencia más importante, es que ya podrá darse la aplicación para las personas alérgicas al huevo.

 

Las reacciones generales son las mismas que se observan en otras vacunas, como enrojecimiento en el sitio de aplicación, dolor local y cansancio leve. Sus efectos son menores en comparación con las posibles complicaciones de la enfermedad.

 

Y hay que mencionar, que la vacunación no genera la infección. En aquellas personas en las que su sistema inmune se encuentre debilitado o ya infectado por otro virus respiratorio, puede presentarse un cuadro gripal, pero no la enfermedad por influenza.

 

Tengamos especial atención para la fiebre mayor a 38 grados, dolor de cabeza, dificultad respiratoria y flujo nasal. Acérquese de inmediato a su médico para asegurar un diagnóstico y tratamiento oportuno.

 

Dra. Marcela Maria Mevans Vidal

Pediatría

Hospital Infantil del Estado de Sonora

Hospital San José

Teléfono: (662) 109-05-31

Celular: (6621) 19-06-62

Cédula Profesional 7592413

Cédula Especialidad 9146014


Más del autor

Sin miedo a vacunarse

Hagamos el propósito de dejar atrás las falsas creencias sobre la vacuna contra la influenza, pues su aplicación reduce significativamente la morta...

Instrucciones de limpieza y cuidados

El aseo y los cuidados de los genitales del recién nacido merecen un cuidado especial, pues el tema trae muchas dudas para los padres.

Una enseñanza de vida

Con los cuidados y consideraciones necesarios, son muchos los beneficios emocionales, y hasta físicos, que una mascota puede tener en los niños.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00