Compartir nota:

Paz en cuerpo y mente

Los tiempos actuales de vida para el ser humano conllevan el tener que enfrentar situaciones que todavía hace 20 o 30 años no se tenían, con la incursión en casi todas las ramas del saber y del quehacer por parte de la mujer, así como el absorber más responsabilidades tales como ser ama de casa, esposa y madre.

 

Este cambio en las conductas y responsabilidades genera, en relación a anteriores generaciones, mucho más estrés que la mujer actual debe de aprender a manejar, ya que esto tiene impacto directo en el pensamiento, que a su vez repercute en el sistema hormonal, pues puede originar cambios hormonales que se van a reflejar en alteraciones en el ciclo menstrual, problemas en el deseo sexual e, incluso, falta o desaparición de la menstruación.

 

Estas situaciones, convertidas en una constante a través de los días o años, generan altos niveles de estrés crónico, pues al mantener elevadas las hormonas de estrés, aparecen síntomas físicos como contracturas musculares y tendinosas, dolores de cabeza, problemas intestinales tipo colitis o síntomas cardiacos, y al no resolverse, tienen como consecuencia caídas frecuentes del sistema inmunológico.

 

Los anteriores se manifiestan con cuadros de resfriados o la aparición de infecciones vaginales de origen micótico; este síndrome de estrés crónico, generalmente también se manifiesta con síntomas psicológicos como ansiedad, angustia, irritabilidad, sensación de frustración, cansancio crónico e incluso, depresión.

 

Lo que se siente, se refleja

En la esfera ginecológica, el estrés se manifiesta con alteraciones en el ciclo menstrual, ya sea que se presentan retrasos menstruales o que se adelante el ciclo, siendo esto uno de los cambios que más comúnmente se dan en las mujeres con altos niveles de ansiedad, y que generalmente al estudiarlas no encontramos otra posible causa.

 

Para entender cómo afecta esto, hay que entender qué es lo que sucede en un ciclo menstrual normal; este se produce en pocas palabras cuando, a nivel cerebral, el hipotálamo libera de modo intermitente una hormona llamada hormona liberadora de gonadotrofinas, la que a su vez, estimula la liberación de otras, como son la hormona folículo estimulante, que tiene como objetivo madurar un óvulo y la hormona luteinizante, responsables de que ocurra la ovulación.

 

Al darse este último proceso, se produce posteriormente otra hormona llamada progesterona, que madura la capa interna del útero y prepara para un embarazo, al no darse el mismo, se presenta de nuevo la menstruación e inicia un nuevo ciclo.

 

Cuando se presentan niveles altos de estrés, se altera el proceso de la hormona liberadora, pues en lugar de liberarse en forma intermitente, lo hace de manera continua; de este modo, se suprime la liberación tanto de la hormona folículo estimulante como de la luteinizante, siendo esta la causa de que se altere todo el ciclo menstrual, y se llegue incluso a alterar tanto que ocasione esterilidad por problemas de que no hay ovulación.

 

Apuesta a la tranquilidad

En la esfera sexual, se manifiesta con apatía en aquella que anteriormente respondía fácilmente al estímulo; ahora los problemas o situaciones que generan estrés, pueden afectar la vida íntima de la pareja y generar conflictos frecuentes que terminan en no pocas ocasiones en el rompimiento de la relación de pareja y el divorcio.

Durante el embarazo, puede haber afectación si la madre sufre estrés constante, ya que desde el momento mismo que se realiza la primera conexión física entre la madre e hijo, es de entenderse que a través de la placenta se recibe la sangre cargada de sustancias u hormonas como respuestas a las emociones que vive la madre.

El nivel de ansiedad de la madre aumenta el nivel de hiperactividad del niño y manifiestan más problemas de ansiedad, de falta de atención, de hiperactividad y también de problemas conductuales.

Por todo esto, es necesario pues que la mujer aprenda a manejar o adaptarse al estrés constante; además de afectar su salud mental, también repercute en su fisiología sexual y puede llegar a ocasionar problemas a su hijo en el caso de embarazo.

 

Dr. Jose Ricardo Espinoza Castro

Ginecobstetricia

Expresidente del Colegio de Ginecólogos y Obstetras de Hermosillo y de la Federación Médica de Sonora.

Cuernavaca 154 A col. San Benito

Teléfono: (662) 2-14-15-30

Celular: (662)256-51-97

Cédula Profesional 0647771

Cédula Especialidad 3411913


Más del autor

Paz en cuerpo y mente

Para reducir los niveles crónicos de estrés que pueden afectar a la salud de las mujeres, se necesita que hagamos consciencia de esta problemática.

Tranquilidad que ayuda

El estrés crónico ocasionado por las altas exigencias en la rutina de las mujeres, puede afectar tanto a ellas como a sus hijos; trabajemos juntos p...

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00