Compartir nota:

Selección experta

La realidad es que muchos pacientes con cáncer inician su abordaje diagnóstico, incluso muchas veces su tratamiento, en manos de médicos que no son especialistas en oncología.

 

Cuando cualquier persona sabe que tiene la probabilidad de tener cáncer, una de las primeras preguntas que surgen es sobre cómo asegurarse de tener el mejor cuidado médico posible. Así, escoger el lugar y el médico que lo trate desde un inicio será una de las decisiones más importantes a tomar.

 

Según el tipo de tumor y el tratamiento que se requiera, debería buscar la atención de un oncólogo; en este caso, existen tres especialistas principales:

 

•Cirujano oncólogo: cursó una especialidad en cirugía general y después una sub-especialidad en cirugía oncológica. Su entrenamiento está enfocado en procedimientos quirúrgicos complejos para pacientes con cáncer, pero también tiene conocimientos de tratamientos no quirúrgicos.

 

•Oncólogo médico: realiza una especialidad en medicina interna y posteriormente la sub-especialidad en oncología médica. Se dedica al tratamiento con quimioterapia, inmunoterapia y terapias blanco.

 

•Radio-oncólogo: es experto en el tratamiento con diferentes modalidades de radioterapia (teleterapia, radioterapia estereotáxica, radioterapia de intensidad modulada) Es una parte muy importante del equipo multidisciplinario.

 

El hospital

Hay pacientes que buscan primero un hospital y luego a un oncólogo que trabaje en ese hospital. Si este es el caso, es importante buscar uno que tenga personal con experiencia en tratar a pacientes con cáncer.

 

Elegir un hospital bajo esta premisa tiene las siguientes ventajas teóricas:

 

•Tener a su disposición todos los servicios que pudiera requerir durante su diagnóstico y tratamiento.

 

•Personal médico con más experiencia en su tipo de cáncer, especialmente si su caso es considerado raro o complejo. Nuevamente, a mayor volumen de casos tratados en un hospital existe una mayor probabilidad de recibir el mejor tratamiento disponible, y este beneficio supera incluso el hecho de tener que viajar a una ciudad más grande para tratarse.

 

•Personal paramédico especialmente entrenado para el cuidado de los pacientes con cáncer. No todos los pacientes son iguales, y el paciente con cáncer tiene necesidades especiales. Contar, por ejemplo, con enfermeras especializadas y sensibilizadas para tratar estos casos, lo hará sentir más seguro y confortable.

 

Segunda opinión

Aún cuando pareciera que ha encontrado el médico ideal, es muy recomendable obtener la opinión de otro experto. Esto es especialmente útil cuando se tiene dudas acerca del tratamiento propuesto. Así por ejemplo, si se le ha propuesto cirugía, podría buscar la opinión de un oncólogo médico o un radio-oncólogo y viceversa. No olvide que cuanto mayor sea la información con la que cuente, mejor será la decisión que tome.

 

La reflexión

Rara vez un paciente con un tumor acude de manera inicial a un oncólogo, pues muchas de las manifestaciones de este padecimiento son similares a las de otras enfermedades. En la vida real, estos enfermos son vistos por diferentes médicos en un principio (cosa que no está mal de ninguna manera), sin embargo ante la mínima sospecha de cáncer se debe obtener la opinión del oncólogo lo más pronto posible. Esto evita demoras en el diagnóstico y el inicio del tratamiento, lo que finalmente mejorará su pronóstico.

 

En este contexto, y con la finalidad de tener el mejor tratamiento, la pregunta más importante que un paciente en estas circunstancias debería hacerle a su médico de primer contacto sería:

Si usted o alguien de su familia estuvieran en mi lugar, ¿lo trataría usted o acudiría con algún otro especialista?

 

Dr. Renny del Valle García Marcano

Cirugía oncológica

redegama@gmail.com

Torre Médica CIMA Piso2

Teléfono (662) 217-10-07

Celular (331) 600-6778

Cédula Profesional 2135167

Cédula Especialidad 6119267


Más del autor

Selección experta

En casos de oncología, lo mejor será siempre tomar decisiones bien informadas en beneficio de la salud.

La guerra de Lupita

En esta historia se visualiza cómo este padecimiento se ha tratado a lo largo del tiempo, dando por último un mensaje de esperanza.

Avances por su salud

Dos tipos de tratamiento son requeridos para erradicar este malestar: iodo radioactivo y cirugía; a continuación, los detalles.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00