Compartir nota:

Compromiso con su cuerpo

¿Uno de sus propósitos de año nuevo fue mejorar sus hábitos de alimentación y llevar un estilo de vida más saludable? Ya dio el primer paso: aceptó que debe de hacer un cambio en la manera en la que se alimenta y cuidar de su salud, ya sea para prevenir enfermedades o, si ya padece alguna, para nutrir su cuerpo y proveer a éste de los alimentos necesarios para mantener un control.

 

Se requiere de una gran fuerza de voluntad para hacer este tipo de cambios y, aún así, es fácil recaer en algún momento de estrés, debilidad o cuando se encuentre vulnerable. Son muchos los factores los que influyen en una mala alimentación. A manera de ejemplo: llevar un ritmo de vida donde la comida alta en grasa, azúcar, sal y calorías, son el plato de cada día.

 

¿Cómo empezar a cambiar estos malos hábitos? Comience su día con un desayuno nutritivo. Trate de darse el tiempo para verdaderamente sentarse y comer sus alimentos. Si lo puede hacer en compañía, mucho mejor.

 

Respete sus horas de comida. Realice sus tres comidas principales y, en caso de ser necesario, dos colaciones entre éstas, las cuales pueden incluir fruta, verdura, lácteos descremados o semillas como nueces, almendras o cacahuates.

 

Por lo general, el aumento de peso se manifiesta cuando la persona no respeta el horario de comida y, al contrario, come a toda hora postres, dulces o algún alimento salado, que con el tiempo se vuelve un mal hábito.

 

Una buena relación

Realice ejercicio diario para alejarse de los malos hábitos alimenticios, pues es un compromiso que tiene con su cuerpo y no querrá echar por la borda tantas horas de ejercicio por una tentación.

 

Evite el estrés. La ansiedad está ligada a los malos hábitos alimenticios porque genera ganas de saciar el paladar. Generalmente, el estrés invita a comer algún dulce u otra comida alta en calorías. De igual manera puede suceder lo contrario, que el estrés disminuya el apetito y, por ende, una mala alimentación.

 

Descanse. El descanso es tan importante como alimentarse sanamente o realizar cualquier tipo de ejercicio. Descansar bien repone las energías consumidas durante su jornada, reduce los niveles de estrés y mejora el estado de ánimo.

 

Evite las tentaciones. Sabemos que hay tentaciones a las que si sucumbimos, sus efectos no llegan a ser severos. Un pastel de chocolate o algún dulce a la vista puede ser inofensivo, pero que, con todo, es un factor de riesgo a generar adicciones que traen por consecuencia graves enfermedades.

 

Al ingerir azúcar, el cuerpo libera endorfinas que dan sensación de placer. Mientras más se consume, más satisfacción, la cual puede mutar en adicción. Es por eso que se recomienda evitar todos aquellos alimentos con alto contenido de azúcar.

 

Recuerde que lo que comemos es un reflejo de quiénes somos. Llevar una buena relación con la comida determinará los cambios positivos o negativos que presentará su cuerpo posteriormente.

 

MNC. Lilian Elizabeth Figueroa Baldenegro, Nutriición Clínica

Ave. Artículo 3ero #74 esquina con Calle Dos, Col. Misión del Sol

Celular: (044) (6621) 87-85-51


Más del autor

Compromiso con su cuerpo

Tener el propósito es el primer paso para tener una vida más saludable, después se necesita una estrategia que abarque ejercicio, descanso y una bu...

Para llegar fuertes al invierno

Alimentos como naranjas, brócoli y moras son perfectos para fortalecer el sistema inmunológico y proteger de enfermedades en la época de frío.

Lo que ellos necesitan

Queda confirmado: es verdad que los hombres requieren un mayor número de calorías. En su dieta deben de incluirse alimentos que protejan contra el c...

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00