Compartir nota:

Aprenda a sentirse mejor

El control de los pensamientos es altamente recomendable para aquellas personas que consideran tender a la sobrerreacción o que se creen sensibles o sufren emociones negativas muy intensas. También puede ser útil para quienes no entienden algunas reacciones propias ante determinados acontecimientos y se pregunta “¿Por qué hice esto?”

 

El control de pensamientos es eficaz para resolver conflictos emocionales, así como para conocernos introspectivamente, pues aporta una estructura que permite analizarnos y comprendernos mejor.

 

Quienes sufren algunos de estos problemas acuden a terapia para controlar sus emociones, mejorar su estado de ánimo o, como habitualmente se resume, para sentirse bien o mejor. Empero, la verdad es que cambiar las emociones persistentes de una persona es algo muy complicado.

 

Para intentar superar esta dificultad, la intervención psicológica pone el énfasis no en las emociones, sino en los pensamientos que desarrollamos en las diferentes situaciones a las que nos enfrentamos.

 

Usted podría preguntarse si es útil cambiar los pensamientos para manejar las emociones. Para responderle, aclaramos que esta forma de trabajar nace del sentido común, dada la implementación de estrategias naturales que todos usamos –aun sin darnos cuenta–, pero de manera más ordenada.

 

Evitar el sufrimiento innecesario

Es importante destacar que el control de los pensamientos no pretende que las personas sean continuamente felices. Más bien, el objetivo es que no sufran más de lo necesario. En ocasiones, se ve al psicólogo como el profesional encargado de eliminar el malestar anímico. Sin embargo, nuestro papel consiste en templar el exceso de sufrimiento que, en circunstancias cotidianas, resulta innecesario o poco útil.

 

El propósito de modificar pensamientos es conveniente al detectarse emociones tipificadas de “anormales”, es decir, que cuentan con duración e intensidad excesivas, y que descargan negatividad a nuestras reacciones o a nuestro rendimiento diario.

 

Por ejemplo: la madre de un adolescente reprobado que se piensa y se siente triste y culpable. Los pensamientos sobre tristeza y culpabilidad, y sus respectivos sentimientos que éstos desencadenan impiden que la madre actúe sobre su hijo, pues piensa y siente que la única que necesita ser castigada es ella.

 

Finalmente, y a manera de conclusión, es solamente trabajando sobre los pensamientos que podemos conseguir sentirnos de manera diferente. Esto influirá en nuestro modo de afrontar la vida en todas sus manifestaciones.

 

Sergio Oliver Burruel

Psicoterapeuta

Teléfono: (662) 256-40-64

sergio1oliver@psicom.uson.mx

Cédula Psicología UNAM 1104356

Cédula maestría UNO 3425172

Cédula doctorado (en trámite)


Más del autor

Aprenda a sentirse mejor

El control de los pensamientos es una estrategia terapéutica que se ha mostrado muy eficaz frente a diferentes problemas psicológicos.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

MARKETING SOLUTIONS

Quinta Mayor 181 Col. Las Quintas.
CP 83240
publicidad@buenasalud.org

Tel: (662) 236 25 00